EFELeón

El Ayuntamiento leonés de Valdelugueros ha recuperado un tramo de la calzada romana de Vegarada, conocida también como la 'Ruta de las Reliquias' y que fue primer itinerario de San Salvador, de gran importancia para la cristiandad.

Se trata de un tramo de unos dos kilómetros, que fue incluido en el programa de la Diputación de León para recuperar el patrimonio olvidado de la provincia y al que se acogieron bienes histórico-artísticos de 40 ayuntamientos.

En la recuperación de este tramo se han invertido 190.000 euros aportados íntegramente por la Diputación provincial y los trabajos prácticamente están concluidos a la espera de la colocación de la señalización.

El alcalde de Valdelugueros, Emilio Orejas, ha explicado a Efe que el tramo elegido comienza un poco antes de Lugueros y concluye en el puente de la Fuente Nueva, y ha añadido que ofrece un paisaje "fascinante" con el 'tótem' del Pico Bodón y su imponente silueta.

La recuperación de la calzada, según el alcalde, tiene la doble finalidad de rescatar un itinerario histórico y hacerlo visitable y, por tanto, atraer turismo.

El regidor ha recordado que en la Comisión de Cultura de la Cortes autonómicas se ha aprobado una iniciativa para la recuperación completa de la calzada y hace una llamamiento para que la propuesta se convierta a una realidad y no se quede en una mera declaración de intenciones

Ha recordado que sólo por Valdelugeros discurren 20 kilómetros en lo que hay 8 puentes de origen romano que en los últimos años han sido sometidos a diversos trabajos de rehabilitación.

La ruta de Vegarada fue clave en la dominación de Hispania por el Imperio Romano. Una vía de comunicación entre la meseta y los puertos marítimos del Norte.

La calzada conectaba Lucus Asturum (Asturias) con el asentamiento de la Legio VI Victrix primero y la Legio VII Gemina después (actual León) y la zona de Asturica Augusta (Astorga).

La calzada romana de Vegarada es una senda serpenteante a izquierda y derecha del río Curueño, con firme de piedra, de unos 60 kilómetros -entre Valdelugueros y Puente Villarente-, con numerosos monumentos que atestiguan la importancia de este paso montañoso durante siglos.