EFEPekín

El comercio exterior de China creció un 9,9 % interanual en los tres primeros trimestres del año, por encima de lo previsto por los analistas y pese al temor por el impacto de las continuas fricciones comerciales entre el país asiático y Estados Unidos.

El volumen del comercio exterior alcanzó en esos nueve meses los 22,28 billones de yuanes (3,2 billones de dólares, 2,7 billones de euros), informó hoy la Administración General de Aduanas, con aumentos de las importaciones en un 14,1 % y de las exportaciones en un 6,5 %, que generaron un superávit comercial de 1,44 billones de yuanes (155.400 millones de dólares, 133.700 millones de euros).

Si se analizan los datos de septiembre de forma aislada, se observa un inesperado incremento de las exportaciones, del 14,5 % interanual, muy por encima del 9,8 % registrado en agosto y de los cálculos de la mayoría de los analistas.

Mientras, las importaciones registraron en septiembre una caída moderada con un crecimiento del 14,3 % interanual frente al 19,9 % del mes anterior.

"Las exportaciones chinas han vuelto a desafiar a los aranceles estadounidenses y las importaciones han tenido dificultades por el enfriamiento de la demanda interna, pero es de prever que ambos datos se relajen durante los próximos meses", dijo el economista Julian Evans-Pritchard, de la firma de análisis Capital Economics.

En un informe remitido tras la publicación de las cifras de hoy, el analista atribuyó el buen momento de las exportaciones chinas al aumento de la competitividad que ha proporcionado un reminbi más débil, y pronosticó que el efecto de las tensiones comerciales con EEUU empezará a notarse en los próximos meses.

"Es de prever que el crecimiento global se enfríe en los próximos trimestres y que los aranceles de EEUU sean más punitivos, así que es poco probable que las exportaciones chinas puedan mantener este ritmo en el futuro. Por otro lado, es de esperar que el crecimiento de las importaciones se desacelere aún más", señaló.

Otro dato destacado de las estadísticas divulgadas hoy es que el superávit comercial de China con EEUU aumentó a un máximo histórico de 34.130 millones de dólares en septiembre en comparación con los 31.500 millones de agosto, evidenciando que los aranceles que impuso el presidente estadounidense, Donald Trump, a los productos chinos aún no han logrado el efecto esperado.

Para el periodo de enero a septiembre, el superávit comercial de China con EEUU fue de 225.790 millones de dólares frente a los 196.010 millones de dólares del mismo período del año pasado.

Por su parte, el portavoz de la Administración General de Aduanas, Li Kaiwen, destacó la "sólida base" que atesora el comercio exterior chino y aseguró que el impacto directo de las continuas fricciones comerciales entre Washington y Pekín todavía es "controlable".

"El desempeño del comercio exterior de China durante los tres primeros trimestres sienta una base sólida para la perspectiva comercial de todo el año, impulsado por el rápido crecimiento de las empresas privadas y la diversificación de los canales comerciales con más economías emergentes, como Rusia y Polonia", dijo Li.

Aunque los efectos de la guerra comercial aún no son visibles, Li advirtió de que el crecimiento del comercio de bienes globales continuará afrontando "desafíos" debido a las fricciones comerciales y a la inestabilidad "causada por una serie de incertidumbres macroeconómicas a nivel global".

De enero a septiembre, las importaciones chinas alcanzaron los 10,42 billones de yuanes (1,5 billones de dólares, 1,2 billones de euros), mientras que las exportaciones sumaron 11,86 billones de yuanes (1,72 billones de dólares, 1,4 billones de euros).

En esta partida destacó el aumento de las compras de petróleo crudo (un 5,9 %), gas natural (34 %), petróleo refinado (9,8 %) y cobre (16,1 %), mientras que se registraron leves bajadas en las importaciones de mineral de hierro (1,6 %) y semillas de soja (2 %).