EFECOMMadrid

Abenewco 1, la filial operativa de Abengoa, ha obtenido una nueva autorización de las entidades acreedoras para extender hasta el 10 de junio el vencimiento de los instrumentos de deuda New Money 2 y del contrato de financiación que firmó el 25 de abril de 2019, mientras aguarda el rescate de 249 millones que solicitó a la Sepi.

Abengoa ha informado este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de estas nuevas extensiones de plazos que ha obtenido de las entidades acreedoras para su filial, mientras sigue aguardando la concesión del rescate que solicitó para Abenewco hace más de un año y al que está vinculada la oferta del inversor Terramar Capital.

En abril pasado, el fondo Terramar Capital extendió el plazo de su oferta vinculante para hacerse con el 70 % de Abenewco hasta el próximo 15 de junio, una operación condicionada a que se conceda el rescate de 249 millones de euros que se solicitó para Abenewco a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi).

Dicha prórroga es la tercera desde que Terramar Capital comunicó en mayo del año pasado una primera propuesta que luego modificó en noviembre.

El nuevo plazo vence quince días antes de que el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona Sepi se cierre el 30 de junio, cuando finaliza la prórroga de la CE al marco temporal de ayudas estatales por la covid.

El rescate a la Sepi fue solicitado por Abengoa, en concurso de acreedores desde marzo de 2021 y bajo administración concursal, para Abenewco ese mismo mes de marzo.

La decisión del Consejo Gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona Sepi, encargado de resolver las solicitudes de ayuda, debería estar a finales de este mes de mayo para que dé tiempo a que se emitan los informes de los ministerios implicados y a la aprobación por el Consejo de Ministros antes del 30 de junio.

La concesión de esos 249 millones de ayudas de la Sepi a las filiales operativas de la compañía activaría el resto de la reestructuración, que contempla también un máximo de 300 millones de avales de los bancos para poder acometer proyectos y la aportación por Terramar de 200 millones (60 en capital y 140 en deuda).