EFEMadrid

El departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria en Cartagena (Murcia) ha inmovilizado y precintado las muestras de sangre que el armador del barco con terneros devueltos de Turquía y Libia había tomado a algunas de las reses este miércoles para hacerles un análisis de lengua azul.

Según la diligencia de la Agencia Tributaria, a la que ha tenido acceso Efeagro, los funcionarios se personaron en las instalaciones de la empresa, en San Javier (Murcia), a la que el armador había encomendado esta labor de muestreo.

Tras localizar las muestras biológicas, fueron inmovilizadas y precintadas.

El abogado del armador, Miquel Masramon, ha lamentado esta actuación en declaraciones a Efeagro, tras insistir en que les impide "hacer el análisis que queríamos".

Por otro lado, ha informado de que el armador teme que finalmente tengan que desembarcar los animales, lo cual supondría que tuvieran que ser sacrificados, según la ley comunitaria.

De acuerdo a sus datos, les han "ordenado montar la rampa de descarga y habilitar vallas", ante lo que ha afirmado que el transportista se negará a la descarga si no hay "una orden escrita por la autoridad competente".

En su opinión, la descarga, sacrificio y destrucción de las cerca de 900 reses se puede convertir en un "circo" con repercusión "mediática".