EFEMadrid

Los resultados de Aena de 2020 han acusado con fuerza el práctico cierre de los cielos desde marzo, de manera que el gestor aeroportuario perdió en el ejercicio 126,8 millones de euros, sus primeros números rojos desde 2012, frente a unas ganancias de 1.442 millones en 2019.

El presidente de la compañía, Maurici Lucena, ha explicado en rueda de prensa este miércoles que los efectos de la pandemia han obligado a Aena a retrasar las ampliaciones de los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat en 2-3 años, "más bien tres", de manera que empezarán hacia el final del periodo del Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA II) de 2022-2026.

Al tiempo, Lucena confía en llegar a acuerdos con los arrendatarios de locales en los aeropuertos, a los que ofrecen rebajas de hasta el 50 %, aunque los inquilinos se resisten y alegan que los cierres y caídas de ventas exigen reducciones superiores. En algunos casos el proceso está judicializado.

Aena advierte de que a corto plazo no se observan signos de recuperación en el tráfico debido a la nueva oleada de contagios en Europa y a las medidas restrictivas aplicadas por los diferentes países europeos, por lo que "no es posible anticipar en qué momento se iniciará la recuperación".

UN PLAN DE INVERSIONES A LA MITAD

Lucena ha explicado que las consecuencias de la pandemia han llevado a la compañía a rebajar su plan de inversiones para 2022-2026 (DORA II) a la mitad, desde los 900 millones anuales previstos inicialmente, hasta el entorno de los 450 millones, ralentización que explica los retrasos en las ampliaciones de los dos principales aeropuertos españoles.

Por tanto, la propuesta de AENA en el DORA II -que previsiblemente aprobará la compañía a mediados de marzo aunque luego debe pasar por Consejo de Ministros, en torno a septiembre- es "desplazar" el inicio de las ampliaciones 2-3 años, "más bien tres".

LOS INGRESOS COMERCIALES AGUANTAN MEJOR

La caída de los beneficios es consecuencia de la sangría en ingresos, que se han reducido a la mitad, desde 4.503 millones hasta 2.243 millones de euros, resultado a su vez del descenso del tráfico en los aeropuertos de la red en un 70,9 %.

Las reducciones de pasajeros han sido más intensas en los aeródromos españoles de Aena (72,4 %) que en los que controla en el extranjero, ya que en el de Luton, en el Reino Unido, bajó el 69,6 % y en los seis del grupo en el nordeste de Brasil, un 44 %.

Los ingresos derivados de la actividad aeroportuaria bajaron en 1.908 millones (un 67,1 %) y los comerciales e inmobiliarios lo hicieron en 209 millones (un 15,9 %).

El resultado bruto de explotación del grupo (ebitda) cayó un 74,2 %, de los 2.766 millones del año anterior hasta 715 millones en 2020, con un margen del 31,9 % frente al 61,4 % anterior.

NEGOCIACIÓN DE LOS ALQUILERES DE LOCALES

Ahora la empresa está renegociando los contratos de alquiler de tiendas, servicios de restauración máquinas de vending y servicios financieros en relación con la renta mínima garantizada con fórmulas distintas en función de los periodos de actividad (previo al estado de alarma o posterior) de 2020 y hasta el 8 de septiembre de 2021. A partir de entonces reanudará las condiciones pre-pandemia.

Pese a las protestas de los inquilinos -que pretenden rebajas mayores por los cierres y la caída de ventas- "muchos" están aceptando la propuesta. Hasta ahora, la justicia ha dado la razón a Aena en seis de estos pleitos, ha producido dos sentencias favorables a los demandantes y tres más están pendientes.

Lucena se ha reunido con los cinco grandes arrendadores, que representan el 90 % de la facturación comercial total y son los más combativos, pero intuye que ninguno va a dejar sus locales en los aeropuertos.

En total hay 123 arrendatarios comerciales de los que el 56 % ha aceptado la propuesta del gestor, pero, en términos de facturación representan sólo el 13 %.

Aena ha registrado contablemente ingresos por las Rentas Mínimas Anuales Garantizadas (RMGA) por 635,5 millones, incluidas las correspondientes al periodo del primer estado de alarma (198,6 millones) "puesto que existe un derecho contractual a percibir esas rentas".

Los ingresos han evolucionado de forma positiva en las tiendas "duty free", con un aumento de 39 millones (el 11,3 %) y en restauración, con un leve crecimiento del 0,2 %.

En las actividades no sujetas a este RGMA, Aena ha registrado descensos del 34,9 % en alquiler de vehículos, del 68 % en aparcamientos de vehículos y del 73,9 % en los servicios VIP.

405 MILLONES AHORRADOS

La compañía ha definido un plan de ahorro de costes que ha reducido las salidas de caja mensuales en torno a 43 millones de euros. Los ahorros acumulados del periodo abril-diciembre suman 405 millones.

Además, suspendió temporalmente el programa de inversiones, con una reducción mensual de las salidas de caja promedio de unos 52 millones de euros, si bien desde junio se reinició el plan. Tras estas suspensiones la inversión ejecutada se ha situado en 436 millones.

Aena dispone de caja y facilidades crediticias por importe de 2.066 millones de euros, cifra a la que se añade la posibilidad de realizar emisiones por hasta 900 millones de euros. A cierre de 2020 tenía una deuda bruta de 7.682 millones, 1.300 millones más que un año antes.

La compañía muestra cierta preocupación con el aeropuerto de Luton, donde se excedieron las ratios financieras a cuyo cumplimiento está obligada por los contratos de financiación (los llamados "convenants"), aunque de momento ha obtenido las dispensas temporales pertinentes de las entidades financieras.

Los analistas de Renta4 entienden que las pérdidas superan ampliamente las expectativas, aunque la compañía sigue contando con una "sólida" posición financiera, y añaden que la elevada incertidumbre por la recuperación del tráfico se une el riesgo de relicitación de los locales comerciales de los operadores que no acepten la propuesta de Aena.