EFEParís

El grupo Air France-KLM registró en el primer semestre del año unas pérdidas netas de 2.970 millones de euros, un 32,7 % menos que en el mismo período de 2020, marcado por el impacto de la covid.

En un comunicado, la compañía señala que sus ingresos en ese período fueron 4.221 millones de euros, un 19,1 % menos que entre enero y junio de 2020, cuando tuvo 6.201 millones, un 52,2 % menos que en dicho período en 2019.

El resultado operativo sin amortizaciones e intereses (ebitda) entre enero y junio siguió en números rojos, con una pérdida de 874 millones de euros, frente a las pérdidas de 840 del primer semestre de 2020. Entre enero y junio de 2019, antes de la pandemia, esta cifra estaba en los 1.610 millones positivos.

Este dato se redujo hasta los 248 millones negativos en el segundo trimestre de 2021, tras apuntar -627 millones en el primero.

La deuda del grupo asciende a 8.300 millones de euros, una reducción de 2.700 millones en comparación con los datos de finales de 2020, gracias a las medidas para reforzar el capital de la empresa.

La empresa ve ya los primeros signos de recuperación que se aprecian en las reservas, gracias a la supresión o flexibilización de las restricciones de viajes en Europa y al aumento del porcentaje de vacunados en los países.

RECIPROCIDAD DE FRONTERAS

También ayudó la reapertura de las líneas del Atlántico Norte -el mayor mercado de la compañía- a los ciudadanos estadounidenses vacunados con destino a Europa, añadió el grupo, que prevé una capacidad de asientos para el tercer trimestre de 2021 del 60 o 70 % con respecto a los de 2019.

"Esperamos ver en algún punto del tercer trimestre la reapertura de las fronteras estadounidenses a los ciudadanos europeos. Esta es la fecha que manejamos pero evidentemente no tenemos ninguna confirmación", dijo en una rueda de prensa el director general, Benjamin Smith, que indicó que hay "mucha presión en el Gobierno de EE. UU." para que reabra.

Las cifras de pérdidas en el segundo trimestre (1.489 millones) son prácticamente iguales a las del primer trimestre, pero suponen una mejora evidente con respecto al segundo trimestre de 2020, cuando Air France-KLM acusó pérdidas de 2.970 millones de euros.

Entre abril y junio de 2020, la caída del número de pasajeros fue prácticamente total, el 95,6 %, un descenso que en todo el primer semestre fue de 61,7 %.

"La reciprocidad en la reapertura de fronteras y la aceleración de las campañas de vacunación en el mundo, sobre todo en el contexto de la expansión de la variante delta, tendrán un rol esencial en el mantenimiento de esta dinámica", dijo en la nota de resultados el director general de la empresa, Benjamin Smith.

En sus perspectivas de 2021, el grupo indicó que el ebitda del tercer trimestre debería ser positivo, aunque no quiso dar datos para el cuarto trimestre del año por la incertidumbre.

"Desafortunadamente seguimos estando afectados por el covid", dijo Smith, que señaló sin embargo que los clientes siguen viajando cuando tienen la oportunidad.

Estiman que en 2022 el número de aviones será aún un 7 % inferior a los de 2019, y calculan que los datos volverán a esos niveles en 2024.

"Si uno puede viajar y no hay restricciones, coge el avión", dijo el director financiero del grupo, Steven Zaat, que en rueda de prensa señaló que en las últimas semanas de lluvia en Francia y Holanda han aumentado las reservas de última hora hacia destinos más soleados, como las Islas Baleares.

Zaat apuntó además que el flujo de caja operativo libre de 210 millones de euros en el segundo trimestre de 2021, gracias a la fuerte venta de billetes, es una "muy buena noticia", una de las pocas desde el inicio de la crisis de la covid-19.