EFESantander

La patronal Pymetal y los sindicatos CCOO, UGT y USO han llegado, tras más de seis horas de reunión con el Ministerio de Trabajo y Economía Social, a un preacuerdo para aprobar un nuevo convenio colectivo y desbloquear la huelga del metal que ha parado el sector 19 días en Cantabria.

La huelga se mantiene activa hasta que el acuerdo se ratifique en asamblea este martes por los trabajadores del sector, que suman más de 20.000 en la región.

El nuevo convenio, que se firmaría por cuatro años, contempla un incremento salarial del 3,5 % y una paga de atrasos de 250 euros de 2021; subida del 4,5 % en 2022 con abono de atrasos generados como máximo hasta julio y revisión del IPC real al 65 %; y alza del 3 % y revisiones del 85 % del IPC para 2023 y 2024.

Además, se mantienen el plus de distancia y el contrato relevo, dos de los derechos que según los sindicatos la patronal quería eliminar.

UGT, CCOO y USO han reconocido en un comunicado remitido a medianoche que "se ha tratado de una negociación complicadísima con diferentes vaivenes" que han obligado a "mantener la huelga indefinida durante muchos días".

"Ahora es el turno de los y las trabajadoras afectadas. Son ellos quienes tienen la última palabra y por ello convocaremos con la mayor urgencia posible una asamblea para votar y ratificar o no este principio de acuerdo alcanzado y desconvocar la huelga", han señalado los sindicatos.

Esta última reunión se ha producido a instancias del Ministerio de Trabajo y Economía Social, que ha convocado a las partes a las 17.00 horas de este lunes en la Delegación del Gobierno en Cantabria, a petición de los sindicatos, a un encuentro en el que ha participado la directora general de Trabajo, Verónica Martínez.

19 DÍAS DE HUELGA

La huelga del metal ha tenido hasta este lunes una participación mayoritaria, según han ido indicando los sindicatos día a día, llegando la mayoría de las jornadas a superar el 95 % de seguimiento.

De acuerdo a estas organizaciones, durante estas dos semanas y media se ha paralizado la actividad en la mayor parte de las empresas que dependen del metal en Cantabria, como factorías o talleres y la acción de los piquetes se ha concentrado en los polígonos industriales de la región.

La huelga no ha provocado incidentes graves, pero si ha habido momentos de tensión en zonas como el acceso al astillero de Astander o este mismo lunes en Guarnizo, donde se han quemado contenedores y han levantado barricadas.

Grandes empresas de la región como Global Steel Wire, Aluminios Ampuero o Reinosa F&G han tenido que paralizar total o parcialmente la actividad, mientras que otras como SEG Automotive se han visto forzadas a aplicar un expediente de regulación temporal a sus casi 700 trabajadores.

Durante todo el proceso, la patronal ha acusado a la parte social de plantear propuestas "inasumibles" para la mayoría de las empresas de la región y ha defendido que los sindicatos se han "negado a negociar".

Esa misma acusación la han realizado los sindicatos hacia Pymetal, a la que han acusado de modificar sus propuestas en el décimo día de huelga, que ha ido cambiando sus ofertas desde ese momento, pero siempre lejos de la petición de los sindicatos. EFECOM

1012029

pac/fb/fp