EFEParís

El grupo ferroviario francés Alstom anunció este jueves una serie de concesiones para que los servicios de la competencia de la Comisión Europea le autoricen la compra de la canadiense Bombardier.

En un comunicado, Alstom explicó que transferirá la contribución de Bombardier Transport en el tren de alta velocidad V300 Zefiro, venderá su tren regional Coradia Polyvalent y la planta de producción francesa de Reichshoffen donde se ensambla, así como la plataforma de los trenes Bombardier Talent 3 y sus instalaciones de producción en Henningsdorf, en Alemania.

Además, permitirá el acceso a otras empresas a "ciertas interfaces y productos de las diferentes unidades de señalización embarcada de Bombardier Transport y de los sistemas de gestión del control de los trenes".

Toda esa batería de compromisos responden "a las preocupaciones iniciales de la Comisión Europea" y se han elaborado en coordinación con la compañía canadiense, precisó Alstom.

También insistió en que las cesiones se harán respetando "todos los procesos sociales en vigor" y la consulta de las instancias representativas de los trabajadores

Alstom oficializó el pasado 17 de febrero su intención de comprar el negocio ferroviario de Bombardier por un precio de entre 5.800 y 6.200 millones de euros para crear así la que sería la mayor empresa del sector tras la china CRRC.

Una operación presentada un año después de que la Comisión Europea hubiera vetado el proyecto de fusión entre Alstom y la alemana Siemens por problemas de competencia.

La compañía francesa se mostró este jueves convencida de que la adquisición de Bombardier está bien encaminada para que se pueda materializar, como planteó hace cinco meses, en el primer semestre de 2021.