EFESídney (Australia)

El gobierno de Australia anunció este jueves un paquete de estímulo económico de 17.600 millones AUD (11.403 millones USD o 10.115 millones EUR) para hacer frente al impacto del COVID-19 y evitar que la economía australiana entre en recesión.

Del total del paquete, que se centra principalmente en asegurar la actividad de las empresas australianas, unos 11.000 millones AUD (7.126 millones USD o 6.320 millones EUR) estarán disponible antes del 30 de junio, cuando concluye el año fiscal en el país.

"Este plan busca mantener a los australianos en sus empleos, a los negocios en sus negocios, especialmente los pequeños y medianos, y este plan espera que la economía repunte y con ello, que el presupuesto se recupere", dijo el primer ministro australiano, Scott Morrison, al anunciar la medida desde Camberra.

El principal componente del paquete incluye la posibilidad de que las empresas soliciten subvenciones de hasta 25.000 AUD (16.184 USD o 14.363 EUR) para seguir pagando los salarios a sus empleados o realizar inversiones.

El gobierno también dará deducciones tributarias a más de 3,5 millones de empresas para la compra de activos por un valor de hasta 150.000 AUD (97.078 USD o 86.102 EUR).

Asimismo creará un fondo del coronavirus de 1.000 millones AUD (647 millones USD o 574 millones EUR) para ayudar a las zonas regionales afectadas, así como un pago único a los receptores de ayudas sociales para que puedan hacer frente al COVID-19, que fue declarado el miércoles pandemia global por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este paquete de medidas se suma a otro sanitario de 2.400 millones AUD (1.556 millones USD o 1.427 millones EUR) para la prevención, diagnóstico y tratamiento del COVID, que en Australia ha matado a 3 personas e infectado a más de 112, la mayoría de ellos en la ciudad de Sídney.