EFEMadrid

El impulso a la digitalización con ayudas a la conectividad, la bonificación del turismo nacional o rebajas fiscales transitorias son propuestas que algunos de los representantes más relevantes del mundo empresarial han aportado a la iniciativa de la Fundación Transforma para combatir la crisis económica.

La fundación que preside el exministro del Gobierno de Aznar Eduardo Serra ha puesto en marcha el proyecto "La mesa" para recoger ideas concretas de la sociedad civil que puedan ayudar al país a recuperarse de los efectos de la crisis sanitaria y económica.

Buena parte de los empresarios que han participado hasta el momento coinciden en que la digitalización del tejido productivo es una pieza clave para salir de esta crisis, como lo fue la internacionalización en la anterior crisis de 2008.

A ello se tendrán que destinar unos fondos europeos que también creen que deben utilizarse para reconvertir el sector turístico y promover una mayor industrialización del país, una mayor inversión en innovación, una reforma educativa, una administración pública más eficiente y una economía más "verde".

El presidente de Vodafone, António Coimbra, cree que habría que fijar el objetivo de que en dos años haya una conectividad total de todos los españoles sin excepción, con banda ancha de nueva generación, fija y móvil.

A su juicio, las redes de telecomunicaciones están llamadas a convertirse en una nueva palanca de vertebración territorial, generadora de oportunidades y desarrollo económico y social, especialmente en zonas rurales, toda vez que el comercio electrónico ha sido clave para la supervivencia empresarial en esta crisis.

El presidente de PharmaMar, José María Fernández Sousa, asegura que el virus ha dejado tres lecciones que hay que superar: la falta de industria, el déficit en innovación y desarrollo, y la excesiva burocracia, al tiempo que incide en la necesidad de destacar el valor de la empresa en una sociedad en la que el empresario "es un ser mal visto".

En este sentido, el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, propone que todas las medidas se diseñen contando y consultando con las empresas en un marco de cooperación público-privada.

Por su parte, el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, augura que la próxima crisis estará relacionada con el irreversible fenómeno del cambio climático, una crisis que se podría acelerar si se sigue invirtiendo en modelos del pasado.

FISCALIDAD

El presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, propone incentivar fiscalmente la vivienda, el automóvil y el turismo hasta el 31 de diciembre, con IVA superreducido del 4 % para compra de vivienda nueva y vehículos, así como para los servicios de la hostelería, restauración y transporte.

También plantea suprimir excepcionalmente el impuesto de matriculaciones y las tasas turísticas en vigor y reducir el impuesto de trasmisiones patrimoniales, además de bonificar en el IRPF el gasto en turismo nacional y en rehabilitación de vivienda.

El presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, subraya que lo que no hay que hacer es aumentar la presión fiscal, sino luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida, por lo que pide "no anteponer la ideología a la realidad y a la necesidad".

TURISMO

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, pide un programa de rescate y reconversión de pymes turísticas, con exención total de impuestos durante un año, cesión sin coste de espacios de trabajo por parte de la administración y la financiación necesaria durante doce meses.

A cambio las empresas tendrían que digitalizarse, contratar a dos o más personas y acreditar la neutralidad en la emisión de carbono de su actividad.

El presidente del grupo Barceló, Simón Pedro Barceló, reclama la implicación de todas las administraciones para impulsar el turismo nacional y pide que las empresas del sector tengan de margen hasta junio del 2022 para canjear bonos de uso futuro por los servicios ya pagados o para devolver el dinero en caso de que no vayan a ser usados.

AUTOMÓVIL

El presidente de Gestamp, Francisco Riberas, sugiere seguir incentivando la demanda de vehículos con ayudas públicas y establecer un plan para llegar a 2028 con una fabricación de más de medio millón de unidades.

El presidente del grupo Antolín, Ernesto Antolín, ve clave lanzar un plan de estímulo a gran escala para el sector automovilístico, al tiempo que pide mantener la liquidez a las empresas, promover su transformación digital y potenciar la innovación.