EFEMadrid

Bankinter obtuvo entre enero y septiembre un beneficio neto de 1.251 millones de euros, con lo que más que quintuplicó los obtenidos el año pasado y superó los niveles previos a la pandemia de coronavirus, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este resultado, señala Bankinter en una nota, reflejan la plusvalía obtenida con la salida a bolsa de Linea Directa, 895,7 millones de euros después de impuestos.

Excluyendo esa plusvalía, el beneficio recurrente sería de 354,9 millones de euros -al incluir los cuatro meses de ingresos generados por Línea Directa mientras estuvo en el perímetro del banco-, frente a los 220,1 millones del mismo periodo de 2020 y los 444 millones de los nueve primeros meses de 2019.

En su nota, Bankinter destaca que el tercer trimestre del año se cerró con una buena actividad en el negocio de clientes, que mantiene el buen tono de todo el ejercicio, gracias a un entorno económico "que va dando signos de franca recuperación".

Todo ello se refleja en las cuentas y en los márgenes, como puede verse en la rentabilidad sobre recursos propios (ROE), que excluyendo la plusvalía de Línea Directa fue del 9,4 % frente al 7,1 % del tercer trimestre de 2020, cuando el banco tuvo que hacer mayores provisiones extraordinarias por la pandemia y el empeoramiento macroeconómico.

La ratio de capital CET1 fully loaded, el de máxima calidad, fue del 12,3 % frente al 11,97 % de hace un año, muy por encima del 7,68 % que exige el Banco Central Europeo (BCE).

La morosidad mejoró en 11 puntos básicos hasta el 2,40 %, con una tasa de cobertura del 62,75 %; en cuanto a la ratio de depósitos sobre créditos, fue del 106,3 %.

En cuanto a los márgenes, el de intereses alcanzó 955,1 millones de euros, un 3 % superior al del mismo periodo de 2020, crecimiento "moderado" que se produjo, recuerda el banco, en un entorno de tipos negativos.

El margen bruto refleja los mayores ingresos y alcanzó 1.422,9 millones de euros, un 9,8 % más gracias en buena parte a las comisiones, que generaron ingresos netos de 443 millones de euros.

Las comisiones derivadas de la gestión de activos se incrementaron en un 26 % hasta los 143 millones de euros; las de operativa con valores lo hicieron en un 22 %, 84 millones, y las de seguros y fondos de pensiones, que sumaron 58 millones, un 12 %.

El margen de explotación antes de provisiones cerró el tercer trimestre en 798,7 millones de euros, un 15 % más que un año antes y un 23 % más que en 2019, con unos costes operativos crecieron un 3,8 %.

En cuanto a la ratio de eficiencia acumulada, se redujo hasta el 43,9% frente al 46,4 % de hace un año o al 47,5 % de septiembre de 2019.

Los activos totales alcanzaron al cierre del trimestre 102.468,6 millones de euros, un 5,8 % más que en 2020, y la inversión crediticia a clientes se elevó a 66.047 millones de euros, un 4,3 % más.

El aumento de la inversión en España fue del 2,6 %, frente a un descenso del sector del 1 %, con datos facilitados por el Banco de España hasta agosto.

Los recursos minoristas de clientes experimentaron un alza del 10,4 %, hasta los 69.128,6 millones de euros; en España, el crecimiento de esos recursos minoristas fue del 9,7 %, frente al 4,6 % del conjunto del sector, también con datos hasta agosto.