EFEMadrid

Grandes hoteleras como Meliá o Barceló han iniciado la aplicación de expedientes de regulación temporal de trabajo (ERTE) que afectan ya a más de 20.000 empleados en España, tras cumplirse el plazo para el cierre de hoteles, excepto aquellos que prestan servicios esenciales o están medicalizados.

Esta oleada de ERTE responde a las medidas excepcionales de suspensión de contratos y reducción de jornada por fuerza mayor aprobadas por el Gobierno, a la que pueden acogerse las empresas que hayan perdido su actividad como consecuencia del Covid-19.

Los sindicatos apuntan que hasta 90.000 trabajadores del sector, incluyendo todo tipo de alojamientos turísticos, podrán verse afectados por esos expedientes aplicados tanto por grandes grupos hoteleros como por pequeñas cadenas y hoteles independientes, según fuentes de CCOO.

No obstante, las compañías hoteleras hacen hincapié en su voluntad de retomar la actividad tan pronto como sea posible y confían en que las iniciativas llevadas a cabo ayuden a mitigar el impacto durante esta situación de carácter temporal, tras la que esperan una importante recuperación de la demanda.

El ERTE que afecta a más trabajadores de los presentados hasta ahora por las grandes hoteleras es el de Meliá Hotels International, concretamente a 8.382 trabajadores.

Con el objetivo de mantener la equidad y velar por sus trabajadores, la compañía complementará la prestación por desempleo percibida por el trabajador hasta el 50 % de su salario bruto.

Barceló Hotel Group ha presentado un ERTE para el 100 % de su plantilla en España que asciende a 6.500 trabajadores, tras el cierre los 68 hoteles en el país y la suspensión de actividades en las oficinas centrales.

También se han cerrado o se está preparando la clausura de la mayoría de los hoteles que tiene fuera de España, por lo que se verá afectada la práctica totalidad de los 30.000 empleados mientras dure la crisis sanitaria mundial.

El cierre de los 31 hoteles del Grupo Riu en España y la suspensión de actividades en sus oficinas centrales han llevado a la compañía a presentar un ERTE para unos 5.500 trabajadores.

Además, 94 de sus 99 hoteles fuera de España también han cerrado o están preparando su clausura por el parón del negocio turístico en prácticamente todo el mundo.

En conjunto, la práctica totalidad de sus 31.000 empleados fuera de España verán suspendidos temporalmente sus contratos durante la crisis.

NH Hotel Group, con 3.596 empleados en España, ha iniciado el procedimiento para aplicar un ERTE que afectará al personal de servicios centrales y de hoteles.

La obligatoriedad de paralizar la actividad hotelera impuesta por los gobiernos de distintos países para intentar frenar la pandemia ha tenido como consecuencia el cierre del 90 % de los hoteles en España e Italia y en torno al 50 % en el resto de Europa, mercados en los que concentra su presencia.