EFEMadrid

BBVA ha elevado sus previsiones de resultados para el conjunto del ejercicio 2020 por la mejora del negocio en México, lo que repercutirá en un aumento de los ingresos recurrentes gracias a la recuperación del crédito minorista y a la gestión de precios, y confía en volver a pagar dividendo.

En un comunicado, el banco prevé batir sus expectativas de reducción de costes para el año 2020 y mejorar así sus perspectivas del coste del riesgo hasta situarse en un rango entre el 1,5 % y el 1,6 % en el acumulado del año, gracias a una mejor evolución en México.

Las estimaciones del banco indican que cerrará el año con un ratio de capital CET1 'fully loaded' -el de máxima calidad- por encima del rango objetivo, y su intención es reanudar la remuneración al accionista, una vez que se elimine la recomendación existente por parte del supervisor y se disipen las incertidumbres por la COVID-19.

Hasta junio, el banco registró unas pérdidas de 1.157 millones de euros por los ajustes de valoración de su filial en EEUU, pero ya entonces señaló que esperaba cerrar el año en beneficios y poder pagar en 2021 un dividendo en efectivo con cargo a 2020, siempre que los supervisores levantaran el veto.

En una presentación para inversores, con motivo de la participación del consejero delegado, Onur Genc, en una conferencia organizada por Bank of America (BofA), BBVA constata una sustancial mejora en el comportamiento de los pagos en México, con una ratio de pagos minoristas del 89 %, "mucho mejor" que las expectativas iniciales.

En hipotecas, la ratio alcanza el 90 %; en consumo, un 89 %, y en tarjetas de crédito, un 83 %.

Con todo ello, el coste de riesgo en el país se situará por debajo de los 495 puntos básicos del primer trimestre, por encima de anteriores previsiones.

En España, donde el banco obtuvo en el primer semestre un beneficio neto de 88 millones de euros, un 88 % menos que un año antes, ha detectado un mejor comportamiento que sus competidores gracias a la buena gestión de precios y una ligera mejora del margen de intereses, y prevé una reducción de gastos del 5 %.

Aunque en menor medida -un 2,5 %-, también prevé reducir gastos en Estados Unidos, y en Turquía una mayor capacidad de generación de margen neto con un promedio de activos que generan intereses del 6 %.