EFEMadrid

Repsol ha subrayado en su junta de accionistas, celebrada este viernes por vía telemática por el estado de alarma decretado por el coronavirus, la necesidad de apoyar a la industria y, en concreto a la del automóvil a través de un Plan Renove, para salir de la crisis generada por el COVID-19.

La junta se ha celebrado en esta ocasión con sólo cinco personas en la sala de la sede de Repsol en que esta vez ha tenido lugar: el presidente, el consejero delegado, el secretario del consejo, el vicesecretario y el notario.

"Son tiempos extraordinarios y tristes", ha dicho el presidente, Antonio Brufau, que ha transmitido sus condolencias a los que han sufrido "de una manera o de otra esta enfermedad" y ha recordado a Alfonso Cortina, quien fuera presidente de Repsol de 1996 a 2004, también fallecido por el COVID-19.

Brufau, con mascarilla y guantes, al igual que el consejero delegado, Josu Jon Imaz, ha dedicado gran parte de su intervención a la recuperación de la crisis que ha dejado esta pandemia y ha afirmado que hay que apostar por la industria, porque con el turismo no se va a poder en el corto plazo y la construcción tiene un componente cíclico.

UN GRAN PACTO EN FAVOR DE LA INDUSTRIA

"Necesitamos un gran pacto en favor de la industria", ha dicho Brufau, quien también ha reclamado apoyo para el sector de las exportaciones, que "nos volverá a sacar de la crisis", y ha recordado que el 80 % de las exportaciones españolas son industriales.

También ha reclamado un apoyo especial para el sector del automóvil, con un Plan Renove focalizado en los vehículos que se fabrican en España -los convencionales y los híbridos-.

Sobre ese Plan Renove, el consejero delegado, Josu Jon Imaz, ha destacado, en el turno de preguntas, la importancia que tiene para que la vuelta al coche individual para protegerse del coronavirus no sea incompatible con la política de reducción de CO2.

Ha advertido del peligro de que la crisis económica envejezca aún más el parque de automóviles español, que, tras la crisis de 2008, ya aumentó la edad media de los vehículos en España, que se encuentra ahora en más de 12 años.

Además, ha dicho que esa renovación se debe hacer con los vehículos de tecnologías maduras que existen y no apoyando a otras tecnologías (aludiendo al coche eléctrico) que "sólo usan los segmentos de más valor adquisitivo" y que se financian con impuestos.

Por otra parte, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha reclamado un escenario regulatorio adecuado en España para las inversiones en investigación en la industria, como, por ejemplo, en biocombustibles o fueles sintéticos, que permitirán avanzar en la descarbonización, especialmente en el transporte pesado, aéreo y marítimos, donde los carburantes no tienen alternativas.

Además, ha apuntado que los biocombustibles y fueles sintéticos permiten descarbonizar sin invertir en nuevas infraestructuras.

El consejero delegado de Repsol -compañía con un importante negocio químico- ha subrayado, por su parte, que el COVID-19 nos ha enseñado que necesitamos los materiales plásticos, pues "no queremos guantes de papel ni mascarillas de cartón", sino que se buscan "materiales plásticos, que son los que nos protegen".

Imaz ha dicho que se debe apostar por los plásticos reciclables y ha reiterado el objetivo de la compañía de este año de reducir sus emisiones de CO2 un 3 %, para llegar en 2050 a ser una compañía neutra en emisiones.

La junta de accionistas ha aprobado una remuneración de 0,55 euros por acción, en sustitución de lo que sería el tradicional dividendo complementario, que está previsto que se abone el próximo mes de julio bajo la fórmula de 'scrip dividend' o dividendo flexible.

La retribución alcanza así el euro por acción, como se comprometió la compañía en su plan estratégico, lo que hace que sea una de las políticas retributivas "más atractivas de la bolsa española", según Imaz.

No obstante, Repsol, para afrontar la crisis del COVID-19, además de reducir sus inversiones previstas en este año, aparcó la recompra de acciones del 5 % del capital que tenía previsto hacer para mejorar la rentabilidad de los accionistas por no darse las condiciones en el mercado y decidió no llevarla a la junta de hoy.