EFEBruselas

La Comisión Europea (CE) elevó este miércoles su previsión de crecimiento del producto interior bruto (PIB) en la eurozona durante 2021 hasta el 4,3 %, mientras que para el conjunto de la Unión Europea (UE) también mejoró su estimación y la situó en el 4,2 %.

Asimismo, Bruselas es optimista para el año 2022, pues espera que tanto la economía de los países del euro como la de los Veintisiete avancen un 4,4 %.

"Hoy, por primera vez desde que la pandemia golpeó, vemos prevalecer cierto optimismo sobre la incertidumbre, pero esa incertidumbre todavía está ahí y nunca debemos olvidarlo. Pero la recuperación ya no es un espejismo, está en marcha", comentó en rueda de prensa el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni.

El italiano instó a evitar "errores que puedan menoscabarla" y mencionó, en concreto, la retirada prematura de medidas de apoyo a la economía.

Las anteriores previsiones de la CE, publicadas en febrero, indicaban que el PIB del área del euro progresaría un 3,8 % en 2021 y 2022, en tanto que para todo el club comunitario anunciaba un incremento del 3,7 % este año y del 3,9 % el siguiente.

Bruselas subrayó en un comunicado que las economías de todos los Estados miembros habrán recuperado los niveles previos a la pandemia para finales de 2022.

Gentiloni aseguró que la actividad económica volverá al estado anterior a la crisis en el conjunto de la UE en el cuarto trimestre de 2021, mientras que en la eurozona lo hará en los primeros tres meses de 2022.

La Comisión prevé que la recuperación se produzca "a medida que aumentan las tasas de vacunación y se alivian las restricciones".

En ese sentido, espera que el crecimiento esté impulsado por el consumo privado, la inversión y una creciente demanda de exportaciones de la UE a partir de "una economía global en fortalecimiento".

Además, anticipa que el porcentaje de inversión pública respecto al PIB alcanzará en 2022 "casi el 3,5 %", su nivel más elevado desde 2010, gracias al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, la piedra angular del fondo de recuperación europeo.

Gentiloni precisó que para elaborar las previsiones se ha tenido en cuenta por primera vez parte del impacto económico que generará el fondo de recuperación en todos los Estados miembros.

Se espera que las subvenciones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia en toda la UE asciendan a 62.000 millones de euros en 2021 y a 77.000 millones en 2022, algo menos del 1 % del PIB de 2019 y en torno al 40 % de todas las ayudas directas contempladas en el plan de recuperación hasta el año 2026.

RIESGOS O BENEFICIOS

El Ejecutivo comunitario advirtió de que los riesgos para sus estimaciones son altos y de que lo seguirán siendo mientras la crisis del coronavirus continúe.

De hecho, resaltó que la evolución de la situación epidemiológica y la eficiencia y eficacia de los programas de vacunación "podrían ser mejores o peores" de lo asumido.

Igualmente, reconoció que se puede haber subestimado la propensión de los hogares a gastar o el deseo de los consumidores de mantener "unos niveles altos de ahorros preventivos".

Del mismo modo, avisó de que una retirada prematura de las políticas de apoyo a la economía podría poner en peligro la recuperación y de que mantener ese respaldo más tiempo de lo necesario podría generar distorsiones en el mercado y barreras a la desaparición de empresas inviables.

También asumió que el impacto de las dificultades empresariales sobre el mercado laboral y el sector financiero "podría ser peor de lo previsto".

Agregó que un crecimiento global "más fuerte", en particular, en Estados Unidos, "podría tener un impacto más positivo de lo esperado en la economía europea". Según Gentiloni, el beneficio para la UE del avance estadounidense podría ser de 0,5 puntos porcentuales en el PIB del periodo 2021-2022.

Entre las principales economías de la eurozona, la mayor subida del PIB en 2021 tendrá lugar en España (5,9 %), seguida de Francia (5,7 %), Italia (4,2 %), Alemania (3,4 %) y Países Bajos (2,3 %). En 2022 seguirá a la cabeza España (6,8 %), por delante de Italia (4,4 %), Francia (4,2 %), Alemania (4,1 %) y Países Bajos (3,6 %).

DEUDA Y PARO

Por lo que a la tasa de desempleo se refiere, se ubicará en el 7,6 % en 2021 y en el 7 % en 2022 en los Veintisiete, mientras que en la eurozona será del 8,4 % y del 7,8 %, respectivamente.

Tras el apoyo público a las empresas y los hogares durante la crisis, la deuda de los Gobiernos ha crecido.

Así, Bruselas prevé que la deuda pública en toda la UE alcance el 94,4 % del PIB este año y se reduzca al 92,9 % en 2022. En la eurozona será del 102,4 % en 2021 y del 100,8 % el año que viene.

En cuanto al déficit público, crecerá hasta el 7,5 % del PIB en la Unión y al 8 % en la eurozona este ejercicio. En 2022 caerá con fuerza, hasta el 3,8 % en los diecinueve países de la moneda única y al 3,7 % en el conjunto del club comunitario.

La inflación en la UE será del 1,9 % en 2021 y del 1,5 % en 2022. En la eurozona llegará al 1,7 % y al 1,3 %, respectivamente.