EFEHelsinki

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, aseguró este lunes en Helsinki que España será "uno de los motores de la recuperación económica europea", y confía en que esta recuperación será "sostenida y sostenible".

En una entrevista con Efe, Calviño afirmó que todos los indicadores apuntan a que la recuperación de la economía española está yendo de menos a más, pese a que los últimos datos de crecimiento se sitúan por debajo de las previsiones del Gobierno.

Según Calviño, si las tendencias se mantienen, España recuperará a finales de este año los niveles de actividad diaria y de empleo anteriores a la pandemia de covid-19 y en la primera mitad de 2022, el volumen del producto interior bruto (PIB).

"Se trata de una recuperación fuerte, pero ahora tenemos que asegurarnos de que no sea un mero rebote, sino que tengamos una recuperación sostenida y sostenible en el tiempo, y para ello es fundamental desplegar las reformas e inversiones del plan de recuperación", afirmó.

Calviño realizó estas declaraciones durante su visita de un día a Finlandia, donde se reunió con tres ministros y con representantes de compañías tecnológicas y empresas emergentes del país nórdico.

En su opinión, existen muchas oportunidades de colaboración entre España y Finlandia en ámbitos como la digitalización, las tecnologías 5G y 6G, los derechos digitales, la identidad digital, en el ámbito de las "startups" y los algoritmos verdes.

Explicó que hay un gran interés por parte de las empresas finlandesas en expandirse en España, por lo que han acordado trabajar en un memorando de entendimiento para desarrollar la colaboración bilateral.

Calviño afirmó que España "tiene fortalezas muy claras" en el proceso de digitalización y destacó, entre otras, la amplia red de banda ancha, el potente ecosistema de "startups" en varias ciudades y la existencia de empresas líderes en distintos ámbitos tecnológicos.

Además, resaltó que su Gobierno tiene "una determinación de hacer una importante inversión pública" de aquí a 2023, que cifró en unos 20.000 millones de euros (cerca del 30 % de los fondos de recuperación que recibirá España), para impulsar la digitalización de la Administración, de las pymes y la capacitación digital de la población.

"Por eso nos interesa mucho estar alineados y colaborar con aquellos países que también pueden tener un mayor dinamismo en este proceso de digitalización, como es el caso de Finlandia", dijo.

Resaltó como una "interesante experiencia" la capacidad que tuvo Finlandia de encontrar las oportunidades de desarrollo tecnológico y de crecimiento tras el desplome del fabricante de móviles Nokia, auténtico motor de la economía finlandesa hasta hace poco más de una década.

"España es un país que va a invertir mucho en digitalización, que tiene una capacidad financiera, que tiene talento y muy buenas universidades, y eso explica que muchas de las empresas que hemos conocido hoy estén desarrollando planes para establecerse o para ampliar sus inversiones en España, creando empleo de calidad", afirmó.

Durante su reunión con la ministra finlandesa de Finanzas, Annikka Saarikko, la vicepresidenta conversó sobre cómo abordar las inversiones que se necesitan para el futuro, sobre todo en el ámbito verde y en el desarrollo digital, y dijo que son muchos los puntos de conexión entre España y Finlandia.

El país nórdico, habitual defensor de la austeridad de las finanzas públicas, fue uno de los ocho Estados del norte de Europa que firmó una carta abierta para defender la necesidad de retomar lo antes posible el control del déficit y la deuda pública una vez se supere la pandemia.

No obstante, Calviño afirmó que el objetivo común tanto de Finlandia como de España es crear "una estrategia de responsabilidad y consolidación fiscal" a corto y medio plazo que sea al mismo tiempo impulsora del crecimiento económico y de la creación de empleo.

"Precisamente creo que tenemos que abordar este debate sobre las reglas fiscales mirando al futuro y sin volver a las antiguas posiciones que han venido marcando los debates fiscales en Europa durante la última década", dijo.

Juanjo Galán