EFEMadrid

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha asegurado que le "preocupa" que el alza del precio de la energía y los "cuellos de botella" que hay en las cadenas globales "puedan suponer un freno a la recuperación", sobre todo en el ámbito industrial.

Durante su participación en un acto en la Universidad Autónoma de Madrid, Calviño ha asegurado que la pandemia ha demostrado que la globalización supone "un aumento dela vulnerabilidad en todos los sentidos", porque "dependemos más los unos de los otros".

"Lo descubrimos inmediatamente cuando estábamos hablando de las mascarillas (...). Y ahora lo estamos viendo con los semiconductores pero también con el transporte internacional de bienes semi facturados, que son los que pueden suponer un cierto freno a la capacidad de recuperación", ha recordado.

La vicepresidenta económica ha incidido en que las cadenas de valor globales son "determinantes" para que podamos tener "el impulso de la recuperación" y por eso ha defendido la necesidad de reforzar la autonomía estratégica de Europa.

En este sentido, Calviño ha recordado la situación que vive el sector del automóvil en España y ha defendido la importancia de que la Unión Europea haya lanzado un proyecto estratégico "en el ámbito de los semiconductores y en otros ámbitos".

Asimismo, ha hecho hincapié en que el Gobierno español está impulsando que Europa también refuerce su voz ne el ámbito energético.

"No puede ser que hablemos cada uno por nuestro lado cuando tenemos en frente a los grandes suministradores de gas internacionales, como Rusia o Argelia. Tenemos que aprovechar que juntos somos más fuertes, como descubrimos cuando negociábamos las vacunas", ha aseverado.

Calviño ha defendido la necesidad de modernizar el marco regulatorio, que se aprobó en un contexto muy distinto al actual, con la penetración de las energías renovables.

"Las renovables no sólo son más limpias, sino también las más baratas y tenemos por tanto que acelerar todo lo que podamos el peso de las energías renovables para tener cuanto antes sistemas energéticos que sean eficientes y sostenibles", ha sostenido.

Respecto al mercado laboral, la vicepresidenta económica ha subrayado que es "fundamental" una legislación que permita crear "empleo de calidad" y "contratos estables" y que se invierta en capital humano para que aumente la productividad del conjunto de la economía y el crecimiento potencial.

"Tenemos que tener una legislación del mercado laboral que mirando el futuro erradique la precariedad, reequilibre las relaciones entre los agentes sociales dentro de la negociación colectiva y que impulse la competitividad de las empresas sin basarse en salarios bajos e inestabilidad", ha defendido.

Por otra parte, Calviño ha advertido de que el grado de crispación que existe en la política nacional "no tiene comparación" con el que puede haber en otros países europeos y que no va a "contribuir" a alentar ese clima.

"La función del Gobierno tiene que ser la de reducir la crispación y no alentar ese tipo de situaciones porque entre todos tenemos que reforzar nuestras instituciones democráticas y eso requiere una actitud consciente y deliberada en este sentido", ha insistido.