EFEMadrid

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha reiterado este miércoles su previsión de que la economía española crezca en el cuarto trimestre, pese a que varias instituciones vaticinan una contracción.

Durante la defensa del presupuesto de su departamento para 2021 en el Pleno del Congreso de los Diputados, Calviño ha asegurado que la información disponible apunta a que el impacto económico de la segunda ola de la pandemia de coronavirus está "muy por debajo" de la primera.

Así, la previsión del Gobierno para el cuarto trimestre se mantiene en "una evolución positiva", aunque con "todas las cautelas", ya que la incertidumbre lleva a la "disparidad" de previsiones en los distintos organismos.

Calviño ha defendido que en las últimas semanas se han registrado señales positivas, como la previsión de contar con una vacuna en enero o las "novedades alentadoras" de tensiones geopolíticas, aunque también medidas de restricción de movilidad en algunas regiones.

Las señales de indicadores de alta frecuencia del cuarto trimestre son así "mixtas", es decir, que unas son positivas, como el empleo de noviembre, y otras, negativas, como la evolución del consumo.

Calviño mantiene la previsión de que la economía crezca un 7,2 % en 2021 -un 9,8 % con el impacto de los fondos europeos- y se reduzca el déficit público, mientras que la "buena gestión" de la deuda pública ha permitido reducir en 20.000 millones de euros las emisiones previstas para este año.

En 2021 las necesidades de financiación serán de unos 110.000 millones de euros y se prevé la emisión de 5.000 o 10.000 millones en bonos verdes.

Frente a estas perspectiva, el diputado del PP Mario Garcés ha cuestionado las previsiones de crecimiento, ingresos y deuda recogidas en el cuadro macroeconómico y ha criticado que España esté a la cola del crecimiento según varias instituciones.

El diputado de Vox Rodrigo Jiménez ha cargado contra la "insolidaridad geográfica" del presupuesto y los "pactos de la ruina" con ERC y Bildu, mientras María Muñoz (Ciudadanos) ha coincidido en que las cuentas no se basan en previsiones realistas.

De la misma manera, Ferrán Bel (PDeCAT) ha advertido que será "exigente" con un Presupuesto que está condicionado a las previsiones de ingresos.

En cambio, el socialista Pedro Casares ha asegurado que estas declaraciones se basan en que "no pueden criticar" el ingreso mínimo vital o la subida de las pensiones, mientras desde Unidas Podemos Roberto Uriarte ha defendido la necesidad de implementar "políticas publicas eficaces" en digitalización.