EFEBarcelona

El sindicato CCOO ha reclamado este viernes que las salidas de empleados que se lleven a cabo debido a la fusión entre CaixaBank y Bankia sean todas voluntarias y que se mejoren las condiciones salariales y laborales de la plantilla, al tiempo que prevé una negociación "dura" y "complicada".

Tras el aval dado ayer a la fusión de las dos entidades bancarias por sus respectivos consejos de administración, una de las principales incógnitas que queda por desvelar es la dimensión de un ajuste laboral que se da por hecho.

En un comunicado, CCOO ha recordado que la ley otorga a los sindicatos capacidad de negociación para regular cómo se realizará la fusión en el ámbito laboral y augura unas conversaciones "duras y complicadas". En esta línea, se ha planteado como objetivos que se den garantías de empleo, que las salidas sean voluntarias y que se preserven y mejoren las condiciones salariales y laborales.

"CCOO sabrá estar a la altura de las circunstancias en este momento histórico, ya que el futuro de todos los empleados está en juego", ha señalado.

El ajuste de plantilla, un factor básico del plan de recorte de costes, podría suponer la salida de unos 7.500 trabajadores en conjunto, según algunos cálculos del sector.

CaixaBank y Bankia suman juntas ahora algo más de 51.000 empleados, 35.500 de la primera y 15.800 de la segunda.

La fusión de CaixaBank y Bankia dará lugar al mayor banco de España y al décimo de Europa.