EFEBarcelona

Cellnex Telecom perdió 133 millones de euros en 2020, lo que supone multiplicar por 15 los 9 millones de pérdidas que registró en 2019, debido al efecto de las mayores amortizaciones y costes de crecimiento asociados al proceso de adquisiciones en las que está inmersa la compañía, que espera triplicar su actual tamaño en 2025.

El operador de torres de telecomunicaciones ha explicado que las amortizaciones aumentaron un 94 % respecto a 2019 y los costes financieros, un 83 %.

Los ingresos de la compañía alcanzaron los 1.608 millones de euros, un 55 % más que en 2019, mientras que el ebitda - beneficio bruto sin descontar impuestos y amortizaciones- creció hasta 1.182 millones, un 72 % más.

El consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez, ha calificado estos resultados de "excepcionalmente buenos teniendo en cuenta el contexto en el que nos movemos", además de destacar la revalorización de la compañía en Bolsa, un 38 %, durante 2020.

El director financiero de Cellnex, José Manuel Aisa, ha opinado que las pérdidas de 133 millones son "coherentes con el proceso de expansión" que está llevando a cabo la empresa.

Aisa ha destacado la sólida estructura financiera de Cellnex, con 12.000 millones de deuda bruta, 6.000 millones de tesorería y líneas de créditos dispuestas a largo plazo de unos 11.000 millones de euros, ya que se necesita "esta capacidad financiera para seguir creciendo".

Cellnex Telecom prevé seguir creciendo y espera triplicar su actual tamaño en los próximos cinco años, para lo que continuará su política de adquisiciones, y ya trabaja en proyectos que pueden suponer una inversión de unos 9.000 millones en los próximos meses.

El consejero delegado de Cellnex ha dicho que la compañía prevé pasar de un ebitda de 1.182 millones en 2020 a 3.500 millones en 2025.

La empresa continuará focalizando este crecimiento en Europa y pretende seguir consolidándose en los países en los que ya está presente.

"Somos la compañía que más invierte en Europa en infraestructuras de telecomunicaciones", ha dicho Martínez, tras recordar que desde su salida a Bolsa, en 2015, Cellnex ha invertido 35.000 millones, con un importante impulso de 16.000 millones en el último ejercicio, y sigue atenta a nuevas oportunidades.

Así, este mismo viernes, la compañía ha anunciado la compra de Polkomtel Infrastruktura, que cuenta con 7.000 torres en Polonia, por 1.600 millones de euros y un compromiso de inversiones de otros 600 millones en 10 años.

Polkomtel opera el conjunto de infraestructuras pasivas (7.000 torres y emplazamientos de telecomunicaciones) e infraestructuras activas (unas 37.000 portadoras de radio) que dan cobertura a todas las bandas utilizadas por el 2G, 3G, 4G y 5G, una red troncal de 11.300km de fibra (backbone) y fibra a la torre (backhaul), así como una red nacional de radioenlaces por microondas.

En este sentido, Tobías Martínez ha destacado la apuesta por la evolución del tradicional modelo de operador de torres hacia un modelo de gestor integral de infraestructuras de telecomunicaciones, combinando la operación de los elementos pasivos -torres- y de los activos, como los equipos de transmisión, los radioenlaces o la fibra a la torre.

Tras el cierre del acuerdo de este viernes, la compañía tiene ventas contratadas por hasta 110.000 millones de euros.

Desde enero de 2020 hasta febrero de 2021 Cellnex ha alcanzado distintos acuerdos que le han permitido entrar en Austria, Dinamarca, Portugal, Suecia y Polonia, además de reforzar su presencia en mercados como Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos y Reino Unido.

Una vez cerrados todos los acuerdos, Cellnex pasará a operar 120.000 torres y emplazamientos de telecomunicaciones en un total de doce países europeos.

Entre los acuerdos más importantes cerrados en 2020 está el de la compra 24.600 torres y emplazamientos de telecomunicaciones de CK Hutchinson en diversos países de Europa por un importe cercano a los 10.000 millones de euros, el mayor ejecutado por Cellnex.

La empresa prevé realizar, tras su aprobación en la junta de accionistas convocada para el próximo 29 de marzo, una ampliación de capital asegurada de hasta 7.000 millones de euros, destinada a financiar también la reciente compra de Hivory en Francia y el acuerdo con DT en los Países Bajos, además de nuevos proyectos de crecimiento.

Cellnex ha mejorado su perspectiva para 2021 con unos ingresos previstos de entre 2.405 y 2.445 millones de euros, y un ebitda de entre 1.815 y 1.855 millones.