EFEBarcelona

Varios centenares de personas (unas 700, según la Guardia Urbana) han recorrido este jueves el centro de Barcelona para urgir a las administraciones a plantear una alternativa industrial sólida al cierre de las plantas de Nissan en Cataluña.

Los manifestantes se han citado frente a la sede del departamento de Empresa de la Generalitat, en passeig de Gràcia con Diagonal, y han marchado hasta la delegación del Gobierno en Cataluña, en Mallorca con Roger de Llúria.

Convocados por los comités de empresa, los manifestantes han portado pancartas que abogaban "por la reindustrialización de Nissan y la defensa del tejido industrial", así como carteles que avisaban: "No nos rendiremos. Lucharemos por un futuro".

Los comités de empresa ya expresaron el pasado día 4, cuando convocaron esta manifestación, su malestar por la falta de proyectos de envergadura para asumir los empleos que quedarán en el aire cuando Nissan abandone sus instalaciones a final de año.

Según los sindicatos (CCOO, UGT, USOC y CGT), muchos de los proyectos que están sobre la mesa son "insuficientes" para preservar el tejido industrial que se perderá con la marcha de Nissan.

Los centros de la multinacional nipona en la Zona Franca de Barcelona, en Montcada i Reixac y en Sant Andreu de la Barca emplean a unas 1.600 personas, pero los sindicatos calculan que hasta 25.000 empleos dependen indirectamente de la actividad de Nissan.