EFEBarcelona

El presidente del Cercle d'Economia, Javier Faus, ha trasladado este viernes su apoyo al Gobierno en la concesión de indultos y le ha instado a negociar para solucionar el problema catalán advirtiendo que, sin acuerdo, Cataluña afrontará una etapa de más "fractura social, impotencia política y decadencia económica".

"Nadie se merece este destino: ni España, ni Cataluña, ni los españoles, ni los catalanes", ha afirmado Faus durante la sesión de clausura de la XXXVI Reunión Anual del Cercle, en presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, encargado de cerrar las jornadas.

Faus ha recordado que este "lobby" empresarial siempre ha defendido las "medidas de gracia", siempre que estén amparadas por el ordenamiento jurídico", que contribuyan a alcanzar la paz social, y ha mostrado su apoyo al Gobierno por el "difícil camino emprendido". "Sabemos que asumes riesgos de gran calado. Tu éxito será el de todos", ha aseverado.

El empresario ha animado a perseverar en la senda del diálogo, consciente de que los indultos "no serán la solución definitiva", aunque sí un paso importante, y ha advertido de que no podrá haber "concesiones" entre las dos partes "si la división anida en una o las dos partes".

Así, ha insistido en que "no hay alternativa a la falta de acuerdo. La única alternativa es una larga etapa en la que se acentúe en Cataluña la fractura social, la impotencia política y la decadencia económica".

Javier Faus ha subrayado también que el problema catalán se ha transformado ya en "el problema español de la estructura territorial del Estado", que relaciona con "el reparto del poder y de los recursos".

"Constituye el problema político español por antonomasia y solo puede ser afrontado como un problema político", ha dicho, para defender a continuación que la solución solo puede llegar "con la ley como marco, con la política como tarea y con la palabra como instrumento", así como "sin el espejismo de una unilateralidad imposible, sin la falsa salida de una judicialización elusiva y sin desplazar a la calle lo que debe ser tratado en las instituciones".

Respecto a la forma que podría adoptar la respuesta política a este problema, Faus ha considerado que un desarrollo de España en clave federal plantea muchas dificultades porque exige la reforma de la Constitución, por lo que ha abogado por "abordar los cambios con reformas estatutarias y de la Lofca".

En relación con la situación económica de España, el representante del "lobby" empresarial ha señalado: "Salimos de las jornadas más optimistas de como entramos", ya que "se ha respirado un ambiente de reconstrucción y optimismo".

En esta línea, ha pedido que España "ponga las luces largas" y se centre en conseguir "consensos y pactos" que ayuden en la recuperación económica para solucionar problemas estructurales que se arrastran desde hace 30 años, y ha instado, sobre todo, a apoyar la economía productiva con medidas como una fiscalidad "más inteligente".

El Cercle, ha dicho, apoya una España "menos radial y más alemana que francesa, donde se repartan mejor los beneficios de la centralidad y donde todas las regiones se puedan desarrollar convenientemente".