EFEMoscú

Rusia declaró hoy su disposición a negociar un corredor humanitario en el mar Negro para los barcos con cereales bloqueados en los puertos de Ucrania.

"Más de una vez hemos declarado que la solución del problema alimentario exige un enfoque global, que tiene que ver con el levantamiento de las sanciones a la exportaciones y las transacciones financieras", dijo a un grupo de periodistas el viceministro de Exteriores de Rusia Andréi Rudenko, citado por la agencia Interfax.

Agregó que, además, Ucrania debe desminar todos los puertos donde se encuentran los barcos.

"Rusia está dispuesta a dar un paso humanitario, que es algo que hace cada día", señaló Rudenko.

Al mismo tiempo, advirtió que la situación en el mar Negro se agravaría de forma "considerable" en caso de que llegaran a la región buques con el propósito de escoltar a los barcos con cereales, posibilidad adelantada por medios occidentales.

El viceministro de Exteriores refutó las informaciones difundidas en Occidente acerca de que los militares rusos roban cereales en los puertos de Ucrania que controlan.

"Las rechazamos totalmente. Nosotros no le robamos nada a nadie", recalcó.

El Ministerio de Defensa de Rusia anunció la apertura hoy de un corredor humanitario desde el puerto de Mariúpol, en el mar de Azov, hacia el mar Negro.

Según el portavoz de esa cartera, Igor Konashénkov, el puerto de Mariúpol, controlado por las fuerzas rusas, ha comenzado a funcionar con normalidad.

El jefe del Centro Nacional de Mando de la Defensa de Rusia, general coronel Mijaíl Mizíntsev, ha acusado a Occidente de intentar sacar cuanto antes los cereales de Ucrania "si importar que ocurrirá en el país una vez que los silos ucranianos queden vacíos".

"Todo esto se produce en medio de la histeria del 'Occidente civilizado' y de sus falaces acusaciones acerca de que la Federación de Rusia crea artificialmente una crisis alimentaria", afirmó

Según el militar ruso, en seis puertos ucranianos en el mar Negro se encuentran bloqueados 70 barcos extranjeros de 16 países.

"La amenaza de fuego de artillería y minas creadas por el Gobierno de Kiev no permite a los barcos salir a mar abierto", agregó Mizíntsev.