EFEFráncfort (Alemania)

El banco alemán Commerzbank, parcialmente nacionalizado, ganó 865 millones de euros en 2018, casi siete veces más que en 2017, cuando tuvo un beneficio de 128 millones de euros porque tuvo elevados costes de reestructuración.

Commerzbank informó hoy de que el año pasado tuvo costes y provisiones para riesgos más bajos que en 2017.

Los ingresos por intereses subieron el año pasado a 4.748 millones de euros, un incremento del 10,5 %, mientras que los ingresos por comisiones bajaron a 3.089 millones de euros, un descenso del 3,2 %.

El resultado operativo mejoró en el mismo periodo un 8,4 %, hasta 1.245 millones de euros.

Los ingresos antes de extraordinarios se incrementaron un 5,4 %, hasta 8.648 millones de euros, pese a la presión sobre los márgenes.

Commerzbank, que en el cuarto trimestre ganó 113 millones de euros (75 millones de euros un año antes), ha logrado el objetivo de un millón de nuevos clientes, mantiene unas elevadas inversiones en digitalización y en 2018 tuvo unos gastos operativos en línea con lo esperado de 6.879 millones de euros, un 0,7 % más.

Asimismo, las provisiones para pérdidas por créditos se redujeron a 446 millones de euros, el 42,9 % menos que en 2017.

El ratio de capital ordinario de nivel 1 (CET1) se situó en el 12,9 %, frente al 14,1 % de un año antes, y el ratio de eficiencia en el 80,3 %, un 78 % el año precedente.

"Nuestra estrategia es correcta y funciona", destacó el presidente de Commerzbank, Martin Zielke, quien añadió al presentar el balance de 2018 que "crecemos en términos de clientes, volumen de préstamo e ingresos. Progresamos y esto muestra la capacidad de pagar un dividendo".

La dirección de Commerzbank propondrá el pago de un dividendo de 0,20 euros por acción por 2018, el primer reparto de dividendo desde hace tres años.

Es la segunda vez que Commerzbank reparte dividendo desde que fue rescatado en 2008 en plena crisis financiera por el Estado alemán, que todavía tiene una participación del 15 %.

Zielke rehusó hacer comentarios sobre los rumores de fusión con el Deutsche Bank que circulan desde el pasado verano.

Commerzbank, que en 2016 anunció el recorte de 9.600 empleos, prevé incrementar los ingresos y reducir los costes operativos por debajo de 6.800 millones de euros en 2019 y hasta 6.500 millones de euros en 2020.

Pero considera imposible lograr los objetivos de ingresos de 9.800 millones de euros que se había establecido para 2020.

El director Financiero, Stephan Engels, dijo que Commerzbank quiere emplear a unas 38.000 personas a tiempo completo, unos 2.000 más de lo que había previsto inicialmente, especialmente en el área de servicios de tecnología de la información.