EFEFráncfort (Alemania)

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, instó hoy a reducir las diferencias de género en la banca central y el mundo económico.

En la segunda conferencia sobre género del Banco de Inglaterra, la Reserva Federal (Fed) y el BCE, de Guindos dijo que "la diversidad es un activo para la economía y la sociedad", y recordó las medidas que la entidad ha introducido para reducir las diferencias de género en puestos directivos.

Sólo 14 mujeres en todo el mundo presiden un banco central, entre ellas, la próxima presidenta del BCE, Christine Lagarde, que asumirá su cargo el 1 de noviembre y que sustituirá a Mario Draghi.

Los otros países que han puesto a una mujer al frente de su banco central son las Seychelles, Samoa, Macedonia Norte, Cuba, Belice Ecuador, Lesoto, Rusia, las Islas Caimán, Aruba, Serbia, San Marino y Malasia.

Sólo el 8 % de los gobernadores o presidentes de todos los bancos centrales del mundo son mujeres y sólo un 32 % son vicepresidentas.

El vicepresidente del BCE añadió que los empleados tienen una función "fundamental" en reducir esta diferencia de género en el mundo económico y, por ello, organizaron esta conferencia junto con el Banco de Inglaterra y la Fed.

La primer edición de esta conferencia se celebró el año pasado en el Banco de Inglaterra y la próxima será el próximo año en la sede de la Fed en Washington.

El BCE ha reducido desde 2011 la diferencia de género que existía en los puestos ejecutivos y en la posibilidad de ascenso dentro de la entidad entre hombres y mujeres tras introducir medidas para impulsar la promoción de mujeres.

Un estudio elaborado por Laura Hospido, Luc Laeven y Ana Lamo, presentado en la conferencia, destaca que las mujeres solicitan menos ascensos dentro del BCE, pero una vez que lo hacen tienen más probabilidades de conseguirlo.

Una mujer tarda nueve años en solicitar un ascenso en el BCE desde que empieza a trabajar, mientras que un hombre tarda seis.

El BCE introdujo objetivos de género en 2013 y quiere incrementar la proporción de mujeres en posiciones de gestión hasta el 35 % en 2019.

En el primer trimestre de 2012, la cuota de mujeres directivas en el BCE era del 15,8 %, en el primer trimestre del 2019 fue del 29,7 % y a finales de este año debería ser del 35 %, según los objetivos que se ha establecido.

Entre las medidas que ha aplicado el BCE se incluye un programa de mentores, establecer cuotas en reclutamiento, el trabajo flexible y a distancia.

El BCE también ha lanzado un programa de becas para apoyar que las mujeres obtengan un máster en Económicas en Europa.

De un total de 269 solicitudes, las primeras ganadoras de la beca, que está dotada con 10.000 euros anuales, han sido la irlandesa Míde Griffin, la francesa Camille Habe, la alemana Annik Ketterle, la croata Maja Sabol y la polaca Karolina Wilczynska.

La beca incluye también la orientación por parte de un economista del BCE. Tras completar el máster, se animará a las estudiantes a que soliciten unas prácticas en el emisor europeo.

La lenta progresión en la carrera profesional de una mujer durante los cincos años después de tener el primer hijo es "un factor sustancial en la falta de mujeres en posiciones ejecutivas", según datos de Suecia facilitados en la conferencia.

Por su parte, el economista jefe del Banco de Inglaterra, Andy Haldane, dijo que la diferencia en los salarios en el Reino Unido por el origen étnico o por género ha caído entre 1994 y 2019, aunque desde la crisis financiera el ritmo de caída se ha ralentizado.

Las mujeres de una minoría étnica ganan menos no sólo en comparación con los hombres de su misma etnia sino también respecto a otras mujeres.