EFEZamora

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha confirmado la detección de un caso de encefalopatía espongiforme bovina (EEB), conocida como mal de las vacas locas, en una explotación de la provincia de Zamora, lo que supone el primer caso de EEB registrado en España desde hace quince meses.

El ejemplar afectado por la enfermedad falleció el pasado 24 de enero en una explotación del municipio zamorano de El Piñero con 465 cabezas de ganado y la confirmación de que padecía el mal de las vacas locas se confirmó el pasado martes, según han informado a Efe este sábado fuentes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Tras su confirmación, el caso de encefalopatía espongiforme bovina fue notificado el viernes día 22 de febrero a la Organización Mundial de Sanidad Animal.

Se trata de un caso atípico tipo H de EEB, sin que el animal hubiera presentado signos clínicos, por lo que la enfermedad se detectó tras realizar pruebas de diagnóstico avanzadas tras la muerte de la res en la explotación ganadera.

El animal afectado era una vaca de raza frisona de cinco años y medio, nacida el 30 de julio de 2013.

Tras el fallecimiento del ejemplar se tomaron muestras que inicialmente dieron positivo a EEB en el test rápido practicado en el laboratorio regional de sanidad animal de Castilla y León ubicado en Villaquilambre (León).

Por ello, desde ese centro se remitió una muestra de tejido nervioso del ejemplar sospechoso de la enfermedad al laboratorio central de veterinaria de Algete (Madrid), recibida el pasado 25 de enero.

El laboratorio madrileño de referencia nacional para la enfermedad confirmó el caso de encefalopatía espongiforme bovina mediante dos tipos de pruebas y posteriormente determinó la cepa de EEB, que resultó ser la tipo H.

El anterior caso de EEB en España se remitió a la Organización Mundial de Sanidad Animal el 27 de noviembre de 2017 tras confirmarse seis días antes y correspondió a un bovino de una explotación de El Sahugo (Salamanca).

En el año 2017 se detectaron además otros dos casos en Camargo (Cantabria) y en Horcajo Medianero (Salamanca), mientras que en el año 2016 se registró un único caso en España de encefalopatía espongiforme bovina en Narros de Matalayegua (Salamanca).