EFEMadrid

La cadena de supermercados DIA terminó el primer semestre del ejercicio con pérdidas por valor de 104,8 millones de euros, lo que supone una reducción del 44 % respecto a los números rojos del mismo período de 2020.

Según el informe de resultados enviado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía continuó con la racionalización de su red de tiendas y a 30 de junio ya bajaba de los 6.000 establecimientos tras proceder al cierre de 107 locales en los últimos tres meses.

La facturación neta del grupo respecto al primer semestre del año anterior cayó un 9 %, hasta los 3.193,7 millones de euros, y en ventas comparables (excluyendo los supermercados cerrados) retrocedió otro 5 %, una contracción atribuida a la "comparativa desvirtuada" con el pasado ejercicio debido al fuerte aumento de las compras al inicio de la pandemia.

Además, también se vio afectado en este sentido por la depreciación del real brasileño (-17 %) y del peso argentino (-35 %).

De acuerdo con sus datos, su red de tiendas propias concentra el 65 % de sus ingresos netos, frente al 32 % que suponen sus franquicias y el 2,5 % que obtiene a través de la venta por internet.

El resultado bruto de explotación (Ebitda), por su parte, ascendió a 47,7 millones, un 20 % menos que hace un año.

Los responsables de la empresa han destacado la importancia de la ampliación de capital de 1.028 millones de euros ejecutada el pasado mes de agosto, ya que le permite recuperar el equilibrio patrimonial y salir así de "causa de disolución".

El presidente ejecutivo de DIA, Stephan DuCharme, ha subrayado en un comunicado que la ampliación supone "un hito estratégico", culmina la mejora de su estructura de capital y refuerza su posición de liquidez para "acelerar la transformación del negocio" y sus planes de crecimiento.

La operación hizo que su máximo accionista, el magnate ruso Mijaíl Fridman, elevara su posición del 74,8 al 77,7 % al aportar casi 800 de los 1.028 millones suscritos.

Además, el aumento de capital también fue clave para que la empresa cumpliera las condiciones pactadas con sus acreedores financieros.

La deuda neta del grupo a cierre del primer semestre se situaba en los 1.370,4 millones de euros, aunque gracias a la recapitalización ha disminuido posteriormente hasta los 342,6 millones.

Por países, España es el mercado más importante para DIA con 2.089,7 millones de facturación (-7,7 %) por delante de Argentina, con 426 millones (-7,1 %); de Brasil, con 381,7 millones (-21 %); y de Portugal, con 296,3 millones (-4,2 %).

Los gestores de la cadena han explicado que entre sus prioridades para el 2021 se encuentran mejorar el surtido de productos frescos, desarrollar una nueva marca propia, desplegar totalmente su modelo actualizado de franquicia y expandir su servicio de venta "online" y entrega exprés.

En este sentido, han recordado que se están ejecutando "actualizaciones" en sus establecimientos para modernizarlos, y en el primer semestre se completó la transformación de 300 tiendas en España, 59 en Portugal y 42 en Argentina.

La ampliación de capital ejecutada el pasado mes de agosto ha provocado una caída del valor de sus acciones en bolsa, que al cierre de la sesión de ayer martes cotizaban a 1,98 céntimos.