EFEBruselas

La vicepresidenta segunda y ministra de Empleo, Yolanda Díaz, afirmó hoy que el Gobierno trabaja para lograr un acuerdo sobre la reforma laboral con los agentes sociales, y añadió que el Ejecutivo seguirá actualizando el salario mínimo.

“Trabajamos para que exista acuerdo. Los sindicatos y las patronales y el Gobierno de España estamos trabajando con absoluta entrega para que exista ese acuerdo”, declaró la política tras la reunión de ministros de Empleo celebrada hoy en Bruselas.

Reiteró que se va a cumplir el plazo acordado con la Comisión Europea, en referencia a que la reforma laboral debe estar publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes del 31 de diciembre.

“El Gobierno de España trabaja para que esa reforma, que es importantísima, ojalá sea con la anuencia de todas las partes”, dijo.

Recordó que el Ejecutivo español está trabajando con diálogo social “desde el 17 de marzo de este año con múltiples reuniones de trabajo”.

“Me consta que todas las partes están trabajando para que podamos tener la posibilidad de alcanzar un acuerdo”, señaló.

Por otro lado, después de que los ministros apoyaran hoy la directiva para garantizar unos salarios mínimos adecuados en la Unión Europea (UE), Díaz afirmó que el Gobierno va a seguir “actualizando” el salario mínimo.

“España tiene un mecanismo propio de fijación del salario mínimo, que es respetado también por esta directiva. Está incorporado en el Estatuto de los Trabajadores y, de hecho, hemos venido actualizando el salario mínimo y vamos a continuar actualizándolo”, expuso.

“Vamos a cumplir, además, con la Carta Social Europea y el mandato de terminar la legislatura con el 60 % del salario medio”, comentó.

Díaz recordó que la directiva “respeta las legislaciones nacionales y, eso sí, establece un mínimo común para todos los Estados miembros”.

La política expresó su “enorme satisfacción” por el respaldo de los países a la directiva porque “por fin Europa va a contar” con una legislación “que es la mejor herramienta para luchar contra la pobreza laboral”.

Reconoció que España ha defendido “una posición más ambiciosa” en lo relativo a la directiva.

“Pero lo relevante era que Europa contase con esta herramienta”, expuso, y consideró que se trata de “un paso adelante” y calificó de “histórico” que se vaya a poder contar con la directiva.