EFEHo Chi Minh (Vietnam)

Miles de trabajadores vietnamitas llevan casi dos semanas durmiendo en fábricas y otros centros laborales para poder mantener la producción sin incumplir las restricciones de movimiento impuestas para frenar el peor brote de covid-19 que ha vivido el país hasta el momento.

Jordi Borrell, responsable de producción de la empresa española de componentes de calzado Mibor, pasó dos semanas junto a seis trabajadores locales sin salir de la fábrica que tienen a las afueras de Ho Chi Minh (antigua Saigón), una decisión que tuvieron que tomar en unas pocas horas tras ser informados de un posible contacto con un contagiado por covid-19.