EFEPraga

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, advirtió hoy en República Checa contra el "autoritarismo" de Rusia y China, en la primera escala de una gira por Europa Central en la que quiere recabar apoyos regionales contra la influencia energética y tecnológica de esas dos potencias.

El responsable de la diplomacia estadounidense participó en la ciudad de Pilsen en una ceremonia en honor de los soldados estadounidenses que en 1945 liberaron esa región checa del dominio nazi, durante la que también recordó varias veces la posterior dictadura comunista y el dominio soviético.

AUTORITARISMO DE PEKÍN Y MOSCÚ

Pompeo aseguró que los mismos principios que motivaron a los soldados estadounidenses durante la II Guerra Mundial, impulsaron a los checoslovacos que en 1968 se opusieron a la invasión de la Unión Soviética y en 1989 se echaron a la calle en la Revolución de Terciopelo que acabó con la dictadura comunista.

"Merece la pena recordarlo, porque incluso mientras estamos celebrando (esos hechos), el autoritarismo sigue vivo en Pekín, Moscú y Teherán, y aún hay trabajo que hacer", señaló el secretario de Estado durante su discurso, al que asistió también el ministro de Exteriores checo, Tomas Petricek.

La ceremonia en Pilsen es la primera escalada de Pompeo en una gira durante la que visitará también Eslovenia, Austria y Polonia, con cuyas autoridades prevé analizar tanto la influencia energética rusa como la tecnológica china.

La cuestión rusa será uno de los temas que se espera aborde mañana, miércoles, Pompeo en Praga con el primer ministro checo, Andrej Babis.

EEUU quiere que los países de la región diversifiquen sus fuentes de energía para depender menos de Rusia y que Moscú no tenga esa "herramienta de control", según señaló Philip Reeker, subsecretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos, en una rueda de prensa previa al viaje de Pompeo.

GAS RUSO...

El propio secretario de Estado ya amenazó el pasado julio con sancionar a las empresas que participen en el gasoducto Nord Stream 2, que planea transportar gas natural ruso a Alemania.

Hoy mismo, los ministros de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y Alemania, Heiko Maas, rechazaron esas amenazas.

"Las sanciones entre socios no son realmente una ruta correcta, sino un camino equivocado. A fin de cuentas, dónde comprar combustible es una decisión soberana. Ningún Estado puede dictar con amenazas cuál será la política energética de la Unión Europea", dijo Maas en rueda de prensa tras reunirse con Lavrov en Moscú.

"EEUU afirma públicamente que detendrá a cualquier precio el Nord Stream 2 porque defiende 'la seguridad energética' de Europa. Si nuestros socios europeos están dispuestos a ceder la solución de su seguridad -ya sea energética o cualquier otra- a EEUU, entonces es su decisión", dijo por su parte el ministro ruso.

... Y 5G CHINO

Pero si de Rusia preocupa su dominio energético, el foco sobre China de esta gira europea estará en su poderío tecnológico, especialmente en comunicaciones y en el temor a que las redes de banda ancha de quinta generación 5G puedan usarse para captar datos e información.

La República Checa prepara la subasta de la frecuencia definitiva de 5G y la introducción a escala nacional de esta tecnología, que el Gobierno quieren blindar contra eventuales ataques cibernéticos alentados por países como China o Rusia.

Washington, enfrentado a Pekín por el control de esta tecnología, aspira a que sus aliados europeos prohíban a la compañía china Huawei desarrollarla.

Praga y Washington firmaron en mayo una declaración conjunta en la que califican de "vital" la protección de las redes de comunicaciones para garantizar la privacidad y la libertad de los ciudadanos.

En esa línea, Pompeo firmará el jueves con el Gobierno esloveno una declaración conjunta sobre las "condiciones de seguridad para la introducción de la red móvil 5G", para establecer mecanismos de control sobre las empresas que ofrezca esa tecnología, con las compañías chinas de nuevo en el punto de mira.

Tras su estancia en Eslovenia, Pompeo seguirá su viaje para reunirse con los jefes de Estado y de Gobierno de Austria, el viernes, y de Polonia el sábado.

En Viena, Pompeo tiene previsto reunirse con el director del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, con el que se espera trate de la situación del controvertido programa atómico de Irán.