EFEEl Cairo

Los Gobiernos de Egipto y Arabia Saudí han firmado un acuerdo para crear un fondo de inversión mixto con un capital de 60.000 millones de riales saudíes, que equivale a 16.000 millones de dólares, informaron hoy los medios egipcios.

Este fondo, que servirá para financiar proyectos de desarrollo en Egipto, es uno de los dieciséis acuerdos y cuatro memorandos de entendimiento firmados durante la visita a El Cairo del rey saudí, Salman bin Abdelaziz.

Diez de esos pactos tienen el objetivo de desarrollar la península del Sinaí y fueron rubricados por el Ministerio egipcio de Cooperación Internacional y el Fondo Saudí para el de Desarrollo, en presencia del monarca y del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.

Ambos Gobiernos firmaron asimismo un convenio para construir una planta eléctrica en el distrito de Dairut, en la provincia de Asiut (centro de Egipto) para generar 2.250 megavatios con un valor de 2.200 millones de dólares.

Otro acuerdo estipula la creación de la compañía "Puentes de la Amistad" para el desarrollo de la zona del Canal de Suez, y otro, por un valor de 3.300 millones de dólares, se centra en habilitar un área de la zona industrial de ese canal.

Arabia Saudí ha sido uno de los principales valedores del régimen de Al Sisi, al que ha ayudado con petróleo y varios miles de millones de dólares, desde que este derrocó en un golpe militar en julio de 2013 al entonces presidente islamista Mohamed Mursi.

Entre los primeros acuerdos anunciados el viernes figura uno para la limitación de la frontera marítima entre Egipto y Arabia Saudí, en el mar Rojo.

Ese pacto estipula que las islas de Sanafir y Tirán son saudíes pero que ambos países podrán beneficiarse de sus recursos económicos, incluidos los resultados de las prospecciones.

El futuro de estas islas ha estado bajo estudio desde hace seis años, ya que eran originariamente saudíes pero en 1950 el entonces rey Abdelaziz al Saud pidió a Egipto que se hiciera cargo de su protección.

El acuerdo que más atención ha despertado, aunque se trate de una vieja idea, es la construcción de un puente sobre el mar Rojo que una ambos países.

El monarca saudí dijo el viernes que la construcción de esta obra de ingeniería constituirá "un paso histórico" al unir los continentes de África y Asia.

No han trascendido detalles sobre este proyecto, del que en 2004 se dijo que tendría 50 kilómetros de largo y un coste estimado en 3.000 millones de dólares.

El rey Salman inició el jueves en Egipto una vista de cinco días para estrechar las relaciones bilaterales, la primera de Estado que realiza a este país desde que subió al trono en enero de 2015.