EFEShanghái (China)

El Banco Popular de China (BPC, central) se marcó como objetivo mantener un "desarrollo saludable" del mercado inmobiliario del país en un momento en el que el sector se ve sumido en la incertidumbre por la crisis del endeudado gigante Evergrande.

En un comunicado publicado este lunes, el BPC repasa los asuntos que se trataron durante la reciente reunión sobre política monetaria de cara al tercer trimestre, y hace una breve mención al citado objetivo, aunque sin citar de manera directa ni a Evergrande ni a los problemas del sector.

"Mantendremos el desarrollo saludable del mercado inmobiliario y protegeremos los derechos e intereses legítimos de los clientes de las inmobiliarias", es todo lo que el BPC dijo al respecto.

Sin embargo, y a pesar de la breve referencia, es una de las pocas declaraciones públicas de una institución estatal china al respecto del sector inmobiliario desde que medios y mercados internacionales comenzaron a prestar más atención a los problemas de liquidez y de deuda de Evergrande.

El banco central aseguró que su política monetaria seguirá siendo "prudente" y que también deberá ser "flexible, precisa, razonable y moderada".

Desde el pasado día 15, el BPC ha inyectado un total de 1,46 billones de yuanes (226.202 millones de dólares, 193.461 millones de euros) en el sistema financiero para "garantizar la estabilidad de la liquidez" durante el final del tercer trimestre.