EFEMadrid

El Banco Central Europeo (BCE) celebra esta semana su foro anual en Sintra (Portugal) en un entorno marcado por la inflación y con los mercados pendientes de cualquier pista sobre el futuro instrumento antifragmentación.

Bajo el título "Retos de la política monetaria en un mundo en rápido cambio", el BCE reunirá entre el 27 y el 29 de junio a gobernadores de bancos centrales, académicos y analistas.

En su propio programa, el BCE cita temas clave como la inflación y sus causas -encarecimiento energético, problemas de suministro derivados de la pandemia y aumento de la demanda-, a los que se han unido las consecuencias de la invasión de Ucrania.

En materia de política monetaria, el foro debatirá el impacto en su labor de las expectativas de inflación y del precio de la vivienda.

Pero más allá de los temas previstos, la actualidad viene marcada por la fuerte volatilidad en los mercados financieros y la escalada de las primas de riesgo de los países periféricos, que forzaron una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno del BCE el pasado 15 de junio.

Tras esa reunión, el BCE anunció que reinvertiría con flexibilidad los bonos adquiridos durante la pandemia y que pondría en marcha un nuevo instrumento antifragmentación, unas medidas que se suman al ya anunciado aumento de tipos en julio, el primero en once años.

El foro arrancará el lunes con la bienvenida de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, que también ofrecerá el primer discurso de la jornada del martes.

El martes y el miércoles el foro acogerá una serie de sesiones sobre la globalización y mercado laboral, la volatilidad de los precios energéticos, el euro digital, el "boom" inmobiliario, las restricciones al comercio internacional y el papel de la inflación en la política monetaria.

En estas sesiones intervendrán el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, y los miembros de su consejo de gobierno Philip Lane, Frank Elderson, Fabio Panetta e Isabel Schnabel, así como académicos y representantes de bancos centrales.

El panel político, ya el miércoles, contará con intervenciones del gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey; el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y la propia Lagarde, que además será la encargada de cerrar el foro.

El foro contará también con la intervención de la directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, poco después de haber logrado acuerdos clave en materia de vacunas, subvenciones a la pesca y medidas para enfrentar la crisis alimentaria.

Asimismo, intervendrá el director de la Agencia europea de Cooperación de los Reguladores de Energía (ACER), Christian Zinglersen, en un momento marcado por la inflación energética y los cortes de suministro de gas y petróleo con Rusia.