EFEPekín

El comercio exterior de China creció un 8,7 % interanual el pasado enero, dato que evidencia recuperación, pero al que afecta negativamente el mal momento de la relación con Estados Unidos, país con el que los intercambios se contrajeron en más de un 10 %.

El regreso a la senda del crecimiento tras el batacazo de diciembre, mes en el que se redujo un 1,2 %, sigue registrando un ritmo más lento en comparación con el mismo mes de 2018 (16,3 %) y con el acumulado del año (9,7 %).

La cifra de negocio total fue de 2,73 billones de yuanes (403.385 millones de dólares, 357.722 millones de euros), según los datos publicados hoy por la Administración General de Aduanas.

Las exportaciones aumentaron un 13,9 % interanual hasta 1,5 billones de yuanes (221.640 millones de dólares, 196.550 millones de euros), un ritmo mucho mayor al de las importaciones, que crecieron un 2,9 % y se situaron en 1,23 billones de yuanes (181.745 millones de dólares, 161.168 millones de euros).

El superávit comercial se situó en 271.160 millones de yuanes (40.065 millones de dólares, 35.527 millones de euros).

Estos datos se han publicado el mismo día en el que ha comenzado la tercera ronda de negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, y muestran que el volumen de intercambios entre ambas potencias descendió un 10,1 % interanual en enero hasta los 315.820 millones de yuanes (46.666 millones de dólares, 41.377 millones de euros), probablemente afectado por las disputas arancelarias.

El comercio con Estados Unidos supuso el 11,6 % del total de intercambios exteriores de China, que exportó a la nación americana 252.110 millones de yuanes (37.252 millones de dólares, 33.030 millones de euros), un 1,9 % más, e importó 63.710 millones de yuanes (9.414 millones de dólares, 8.346 millones de euros), un 38,6 % menos.

Esto provocó que el superávit comercial de China con respecto a Estados Unidos aumentase un 31,2 % interanual hasta los 188.400 millones de yuanes (27.838 millones de dólares, 24.681 millones de euros).

No obstante, la comparativa con los datos mensuales registrados desde el inicio de la tregua comercial -el 1 de noviembre de 2018- muestra un descenso acumulado en el superávit comercial del 23,2 %, ya que la reducción del dato de noviembre a diciembre fue del 15,5 %, mientras que la del último mes de 2018 al primero de 2019 fue del 9 %.

Sin embargo, comparando con los datos de diciembre, en enero las importaciones de Estados Unidos a China se redujeron un 11,9 % hasta los 63.710 millones de yuanes (9.420 millones de dólares, 8.351 millones de euros), mientras que las exportaciones hicieron lo propio en un 9,77 %, situándose en 252.110 millones de yuanes (37.275 millones de dólares, 33.051 millones de euros).

La diferencia a favor del país asiático en el volumen de intercambios comerciales entre ambas potencias económicas es una de las principales quejas del Gobierno dirigido por Donald Trump en Estados Unidos, y una de las causas del inicio de la guerra comercial, ya que el mandatario estadounidense consideraba injusta esta situación.

Mientras tanto, el comercio con la Unión Europea (UE) subió un 17,6 % interanual; con los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), un 7,8 %, y con Japón, un 6,5 %.

El comunicado de Aduanas destaca que el volumen de intercambio combinado de los países adscritos a la multimillonaria iniciativa china de infraestructuras conocida como Nuevas Rutas de la Seda creció "a un ritmo mayor que la media", un 11,5 % interanual, hasta los 770.800 millones de yuanes (113.893 millones de dólares, 100.976 millones de euros).

Los datos de enero son "mucho más fuertes de lo esperado" aunque no son suficientes para generar tendencia debido a "la volatilidad estacional", según Julian Evans-Pritchard, experto de la firma de análisis Capital Economics.

De hecho, el analista alerta de que la "recuperación" comercial registrada en enero no altera las previsiones "pesimistas" para 2019, y explica que parte del buen desempeño de enero se debe a que el Año Nuevo Lunar -la principal época festiva del año en China- ha caído a principios de febrero, lo que ha acelerado la actividad económica a finales del primer mes.

Según los cálculos de Capital Economics, "tanto las exportaciones como las importaciones se incrementaron el mes pasado, pero continúan siendo más débiles que hace unos meses", y es posible que 2019 "suponga un reto para los exportadores chinos, incluso aunque las negociaciones comerciales EEUU-China terminen con un acuerdo".