EFEGinebra

El comercio global cayó un 5 % interanual en el tercer trimestre, una cifra inferior al 19 % registrado en el segundo, aunque el freno de la caída podría no bastar para que 2020 cierre en positivo, según declaró este miércoles la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En su informe trimestral, la agencia de la ONU vaticina un descenso de entre el 7 % y el 9 % en el comercio mundial a finales de año, "pese a los síntomas de recuperación en el tercer trimestre".

A la vista de la actual tendencia, UNCTAD prevé que en el último trimestre de 2020 el comercio global podría crecer un 3 % respecto al periodo octubre-diciembre de 2019, aunque advirtió de que esta previsión está aún marcada por la incertidumbre, pues dependerá de la evolución de la pandemia y sus efectos en la economía mundial.

El informe destaca que China, precisamente el país donde se inició la actual pandemia pero donde los casos actuales de COVID-19 son muy reducidos, está ya experimentando una fuerte recuperación de sus intercambios, con un ascenso interanual del 13 % de las exportaciones y del 10 % en las importaciones el pasado septiembre.

En contraste, las exportaciones de la Unión Europea bajaron un 10 % en julio y un 15 % en agosto (UNCTAD no dispone aún de datos de septiembre para algunos mercados), las de Japón cayeron un 25 % en ambos meses, y Estados Unidos vio caer sus ventas al exterior un 8 % en el séptimo mes del año y un 5 % en el octavo.

La mejora de las cifras, analiza UNCTAD, es más palpable en las economías en desarrollo, cuyas exportaciones cayeron un 18 % en el segundo trimestre y sólo un 6 % en julio, mientras que las de los países desarrollados se desplomaron un 22 % entre abril y junio y un 14 % en el séptimo mes del año.

Por sectores, el automovilístico y el energético se mantienen como los más golpeados por la crisis de la COVID-19, aunque también frenan sus caídas.

El comercio en el sector del automóvil, que bajó un 49 % en el segundo trimestre, redujo este descenso al 18 % en julio y agosto, mientras que el energético pasó de un desplome del 52 % en abril-junio a otro del 35 % en julio-agosto.

El comercio de equipamiento para telecomunicaciones, cuya demanda ha estimulado la pandemia, creció un 8 % en julio-agosto, el de material de oficina un 14 % y el textil un 6 %, mejorando en los tres casos las cifras también positivas del segundo trimestre.

UNCTAD estudió también el comercio de equipamiento médico en la lucha contra la COVID-10 (mascarillas, respiradores, trajes de protección, desinfectantes), que actualmente es un 50 % mayor al que se registró en abril.

La agencia de la ONU subrayó que la importación de estos productos relacionados con la pandemia ha sido muy desigual, ya que en los países en desarrollo ha sido diez veces mayor que en las economías de ingresos medios y cien veces mayor si se compara con las de ingresos bajos.

La desigualdad en este acceso podría continuar, o incluso ser aún más drástica, en el caso de que se logre una vacuna contra la COVID-19, alerta UNCTAD. Nuriii