EFELugo

Los trabajadores de la fábrica de aluminio de San Cibrao no descartan una "huelga más agresiva" si no avanzan las negociaciones con la dirección de la multinacional Alcoa, que plantea despedir a la mitad de la plantilla, ha advertido el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan.

Los empleados prevén celebrar este martes una asamblea para abordar la situación del proceso de despido colectivo de 534 empleados de la planta de aluminio, tras unas negociaciones la semana pasada que concluyeron en desacuerdo.

Zan indicó que los trabajadores examinarán la situación de las negociaciones en las que el comité aboga por una prórroga de seis meses para facilitar la venta de la factoría a la empresa británica Liberty House Group, perteneciente al conglomerado internacional Alliance GFC.

De no ser este el caso, desde la dirección de Alcoa tienen un plazo de 15 días contados desde el último día de reunión para comunicar su decisión a la autoridad laboral.

Respecto a la posible convocatoria de una huelga indefinida en caso de no haber avances significativos, Zan recalcó que "en huelga ya estamos desde hace tiempo, ahora vamos a ver si la hacemos más agresiva o cómo hacemos".

El representante de los trabajadores señaló que su intención es que "no se paren las cubas" de fundición del metal, lo que supondría el cierre de la actividad y graves dificultades técnicas para la venta de la fábrica.

La asamblea de trabajadores ha sido convocada para las 15:00 horas en los locales sindicales de la fábrica, en el municipio lucense de Cervo, con medidas de seguridad y prevención para evitar la propagación del coronavirus.

El comité de empresa también está pendiente de otra reunión iniciada a las 09:00 horas de esta mañana en Madrid entre la dirección en España de la multinacional estadounidense Alcoa con representantes del Gobierno central, la Xunta y los sindicatos UGT, CCOO y CIG.