EFEParís

El consorcio aeronáutico estatal chino CASC encargó este lunes 300 aviones del fabricante aeronáutico europeo Airbus con motivo de la visita de Estado del presidente de China, Xi Jinping, a Francia.

Se trata de 290 aparatos del A320, de mediana capacidad y autonomía, y de 10 A350, de larga distancia, indicó en un comunicado el consorcio aeronáutico europeo, en el que también participan Alemania y España.

Aunque no se comunicó el monto de la operación, por precio de catálogo el pedido supera los 32.000 millones de dólares (más de 28.000 millones de euros).

Se trata de uno de los principales contratos firmados durante la visita de Xi a Francia, donde mantuvo un encuentro con su homólogo, Emmanuel Macron, que destacó la "importancia" de la relación bilateral entre ambos países.

El contrato fue rubricado en París por el presidente de la división de aviones comerciales de Airbus, Guillaume Faury, próximo consejero delegado del grupo, y por el de CASC, Jea Baojun, en presencia de Xi y de Macron.

Macron indicó que el acuerdo supone "un avance importante y una excelente muestra de la fuerza de los intercambios" con China.

El presidente francés, que ya recibió a su homólogo chino ayer, domingo, en Niza, mantendrá mañana un nuevo encuentro en la capital francesa junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y a la canciller alemana, Angela Merkel.

Durante la visita de Xi se alcanzaron otros acuerdos en los campos de la electricidad, la construcción y la exploración espacial.

Airbus tiene muchas expectativas puestas en China, donde calcula que en los próximos 20 años se necesitarán 7.400 nuevos aviones, lo que representa el 19 % del total de la demanda mundial, que calcula en 37.400 aparatos en ese periodo.

En la actualidad, las compañías chinas operan unos 1.730 aviones de Airbus.