EFEMadrid

Los accionistas de El Corte Inglés han aprobado este viernes en junta general la hoja de ruta para el periodo 2021-2026 que pretende recolocar al gigante de los grandes almacenes en una nueva dimensión e impulsar estratégicamente el negocio tras el impacto de la pandemia de la covid-19.

Las nuevas líneas de la compañía se han compilado en un plan estratégico a cinco años con el objetivo de recuperar en el corto plazo la senda de los beneficios tras las cuentas negativas del pasado ejercicio, que concluyó con las pérdidas más abultadas de la historia de la empresa (2.945 millones de euros).

El plan estratégico en términos económico financieros prevé doblar el resultado y reducir en un 60 % la deuda del grupo, con una previsión de un resultado bruto de explotación (ebitda) de 1.700 millones de euros (1.097 millones en 2019 y 142 millones en 2020), y multiplicar la venta electrónica hasta representar el 30 % de la facturación, ha comunicado la cadena.

Pilotado por su consejero delegado, Víctor del Pozo, el cónclave estuvo marcado por los retos del futuro y extraer conclusiones de los 2.500 millones que en 2020 El Corte Inglés destinó a deterioros, sobre todo por los cierres de los centros comerciales.

Para este próximo quinquenio, la empresa acometerá un proceso de digitalización sin precedentes ante los nuevos hábitos de consumo que la pandemia ha acelerado y pretende volver en este mismo 2021 al nivel de ventas previos a la propagación de la covid-19.

De hecho, la presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, ha dicho a los accionistas que el grupo "ya está en plena recuperación" y ha avanzado que, al margen del efecto del turismo, el primer trimestre de este año se cerrará con cifras "muy cercanas" a las de 2019.

ARCHIVAR EL PASADO, MIRAR AL FUTURO

La junta de accionistas del gigante de los grandes almacenes también ha dado carpetazo a la "guerra" librada con el expresidente Dimas Gimeno, al ratificar la compra de las acciones de este último y su madre, María Antonia Álvarez, en el capital de la sociedad patrimonial IASA por un precio de 145 millones.

La Fundación Ramón Areces se mantiene como la principal accionista de la cadena con el 37,39 % del capital, por delante de IASA (22,18 % de las acciones).

Otro de los puntos aprobados en la Junta determinó que el número de miembros del Consejo de Administración pase a ser de nueve, tras la reciente salida de Florencio Lasaga y la anterior de Carlos Echevarría.

REAJUSTES, FUSIONES E INVERSIONES

La cadena avanza también en el reajuste de plantilla con salidas voluntarias para empleados menores de 50 años, hasta 3.292 trabajadores, que concluirá en los próximos meses y cuyo objetivo se alinea con el propósito de la eficiencia y la omnicanalidad.

También la compañía cerró la fusión de Viajes El Corte Inglés con Logitravel y ha adquirido los supermercados Sánchez Romero, que cuenta con diez establecimientos pero que significa un guiño al cliente "premium".

El plan aprobado este viernes incluye nuevas actividades de negocio, tales como la logística, un operador móvil (Sweno), la comercializador de energía, servicios de seguridad o de alarmas (Sicor), que coexistirán con otros ya existentes como "retail", viajes, seguros y servicios financieros.

En el ámbito de la telefonía, El Corte Inglés junto con MasMóvil lanzará un operador virtual de móvil y fibra, que se comercializará a través de la marca propia Sweno, y el gigante de la distribución se ha introducido en el sector de la energía y las alarmas, este último en la división de seguridad Sicor.

El nuevo plan estratégico se fundamenta en un cambio de modelo de la empresa, para pasar de ser una tienda tradicional a un ecosistema de negocios del mercado español, como indica en una nota su consejero delegado, Víctor del Pozo.