EFEMadrid

El déficit comercial de España de los siete primeros meses del año se redujo un 11,2 % con respecto al mismo periodo de 2020 a pesar del importante aumento de las importaciones de productos energéticos.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha publicado este lunes los datos de la balanza comercial de julio, que arroja un aumento tanto de las exportaciones como de las importaciones en los siete primeros meses del año en comparación con un 2020 marcado por el confinamiento y la pandemia.

En esos siete meses, las importaciones crecieron un 20,1 %, hasta los 186.524 millones, después de que la compra de productos energéticos repuntara un 33,4 %, debido tanto al mayor volumen de adquisición (10,5 %) como, sobre todo, al aumento de precios (20,8 %).

Esta tendencia se acrecentó en el mes de julio, cuando las importaciones de productos energéticos se dispararon un 85,1 % en comparación con el mismo mes de 2020, con un repunte de precios del 44,9 %.

De esta manera, el déficit energético hasta julio creció un 35,2 %, hasta los 12.197 millones, aunque pudo compensarse con el importante aumento del superávit no energético -5.202 millones, casi cuatro veces el de 2020 (1.142 millones)-.

Con estos datos, el déficit comercial se situó en los siete primeros meses del año en 6.995 millones de euros, un 11,2 % menos, y la tasa de cobertura -porcentaje de las importaciones que pueden pagarse con las exportaciones-, en el 96,2 %, más de un punto por debajo de la del mismo periodo del pasado año (94,9 %).

Por lo que respecta a las exportaciones, entre enero y julio España vendió mercancías por valor de 179.529 millones de euros, un 21,7 % más, impulsadas por bienes de equipo, productos químicos, semimanufacturas no químicas y automóvil.

Los sectores que más incrementaron sus exportaciones en este periodo fueron las materias primas (38,7 %), los bienes de consumo duradero (37,6 %), semimanufacturas no químicas (33,5 %), productos energéticos (31,3 %), manufacturas de consumo (23,3 %) y automóvil (22,6 %).

En cuanto al destino de los bienes, las ventas a Europa -que suponen el 73,6 % del total- aumentaron un 22,8 % gracias al avance de las exportaciones a la Unión Europea (24,1 %), y, en particular, a la zona euro (25,1 %). Las ventas a Italia aumentaron un 35,4 %; a Francia, un 24,1 %, y a Alemania, un 12,8 %.

Fuera de la Unión Europea, las exportaciones a Turquía se incrementaron en un 33,3 % y al Reino Unido, un 15,9 %.

Las exportaciones a Oceanía crecieron un 40,1 %; a América Latina, un 23,9 %; a Asia, un 21,1 %; a África, un 20,5 %; a Oriente Medio, un 16 %, y a América del Norte, un 14,3 %.

En esos siete meses las exportaciones aumentaron en todas las comunidades autónomas salvo Canarias, donde bajaron un 10,7 %, especialmente en Madrid (repunte del 30,3 %), Asturias (29 %) y Castilla-La Mancha (27,4 %).

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha señalado en el comunicado que los datos "confirman la gran capacidad de recuperación de nuestro sector exterior, especialmente de las exportaciones, que ya superan los niveles previos a la pandemia" de la covid-19.

DATOS DE JULIO

Por lo que respecta a los datos del mes de julio, las exportaciones sumaron 26.568 millones, un 13,6 % más, y las importaciones, 28.165, un 18,9 % superior.

De esta manera, el déficit comercial de julio se situó en 1.597 millones, frente al déficit de 306,3 millones de julio de 2020, y la tasa de cobertura, en el 94,3 %, 4,4 puntos menos.

El saldo no energético arrojó un superávit de 502 millones, inferior a los 930 millones de 2020, mientras que el déficit energético se disparó un 69,9 %, hasta los 2.100 millones.