EFEParís

El déficit de la administración del Estado francés se disparó un 61,6 % en el primer semestre con respecto al mismo periodo de 2019, hasta 124.878 millones de euros a causa de la crisis del coronavirus, que hizo que crecieran los gastos y disminuyeran los ingresos.

El Ministerio de Hacienda explicó este martes en un comunicado que los gastos subieron un 12,8 % hasta 230.554 millones de euros entre enero y junio, sobre todo por las medidas tomadas por el Gobierno para responder a la crisis.

Así por ejemplo, el Ejecutivo comprometió 13.500 millones de euros para el dispositivo excepcional que financió el paro parcial (equivalente de los ERTE) y 4.900 millones para un fondo de solidaridad para las empresas.

Por el lado de los ingresos, descendieron un 10,1 % a 129.266 millones de euros, principalmente por una menor recaudación del IVA (15.500 millones menos) por el efecto conjunto de la contracción económica, de la aceleración de los reembolsos de exenciones a las empresas y de exoneraciones en las cotizaciones sociales.

Además, los números rojos de las llamadas cuentas especiales, que integran sobre todo transferencias a las administraciones territoriales, subieron hasta 23.591 millones de euros, frente a los 16.728 millones en la primera mitad del pasado ejercicio.