EFESantiago de Compostela

La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, ha asegurado que el Gobierno está en "permanente contacto" con la Comisión Europea para tratar de eliminar "lo antes posible" los aranceles impuestos por Estados Unidos al sector agroalimentario español.

Calviño, que ha participado en la cumbre de talento y empleo Talentia Summit 2019 celebrada en Santiago de Compostela, ha rechazado los aranceles, que ha calificado de "injustos e injustificados" y ha asegurado que están dirigidos a productos "importantes" para el tejido español como el vino, el queso, las aceitunas o el aceite.

Con un valor de 7.500 millones de dólares, los aranceles impuestos entraron en vigor el pasado 17 de octubre contra varios países europeos, en respuesta al fallo de principios de octubre de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que tras denuncia de Estados Unidos consideró ilegales los subsidios recibidos por el fabricante europeo de aviones Airbus.

"Son productos que son importantes para el tejido agroalimentario de nuestro país y que además no tienen nada que ver con el origen de estos aranceles, que es precisamente las ayudas dadas a la producción aeronáutica. Nos parece que una cosa no tiene nada que ver con la otra y que por tanto no deberían ser impuestos", ha explicado Calviño.

La ministra en funciones ha abogado por la negociación, y considera que el objetivo principal es lograr un comercio internacional "justo" y basado en las reglas multilaterales "que tan bien han funcionado desde la Segunda Guerra Mundial".

La competencia de esta negociación es, según Calviño, "exclusiva" de la Comisión Europea y por tanto ha asegurado que desde el Gobierno están en "permanente contacto" con este organismo para "eliminar lo antes posible estos aranceles" o "llegar a un acuerdo que pueda ser satisfactorio desde el punto de vista europeo y nacional".

En cuanto al brexit, la ministra en funciones ha declarado que la incertidumbre es uno de los elementos que están frenando la inversión, el comercio internacional, las decisiones empresariales e incluso las decisiones de los consumidores y, por tanto, "es uno de los factores que subyace a la ralentización del crecimiento a nivel internacional y también a nivel nacional".

Calviño ha destacado la "intensa relación comercial" entre España y Reino Unido, y ha recordado que son cientos de miles los españoles que viven en el país extranjero y viceversa, por lo que el Gobierno español se ha fijado como objetivo tener "el mejor acuerdo posible" y evitar "una salida no negociada".

Calviño confía en que pronto se llegue a un acuerdo y que se pueda eliminar "este factor de incertidumbre" para que la economía española, la europea y la mundial puedan retomar "un mayor dinamismo de crecimiento" cuando las tensiones comerciales derivadas del recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y ahora Estados Unidos con la Unión Europea, se encaucen de manera positiva.