EFELondres

El ministro de Transporte británico, Grant Shapps, aseguró este domingo que hay "mucho combustible" en las reservas del Reino Unido y que el cierre de estaciones de servicio se debe a la falta de mano de obra en el transporte y el incremento de la demanda por miedo al desabastecimiento.

"Es importante que sepamos que en este país, con seis refinerías y 47 instalaciones de almacenamiento, hay suficiente cantidad de combustible, no hay escasez", recalcó el ministro en una entrevista con el canal "Sky News".

"Si la gente se comporta con normalidad y llena (los depósitos de) sus coches cuando lo haría normalmente, entonces no habrá colas y no habrá escasez en los surtidores", dijo Shapps.

Ante la crisis desatada por la falta de conductores de camión, el Gobierno anunció anoche la concesión de 5.000 visados de trabajo temporales para transportistas extranjeros, una medida que la industria ha tachado de insuficiente.

El ministro recalcó hoy que la mano de obra foránea es solo una parte de sus planes, que incluyen también acelerar los exámenes para dispensar nuevas licencias y animar a personas que ya tienen los permisos necesarios a que se reincorporen a la industria del transporte.

Al mismo tiempo, Shapps acusó a los responsables de la industria de estar "desesperados por tener más conductores europeos que socaven los salarios británicos".

La Asociación de Transporte por Carretera británica (RHA, en inglés) estima que se necesitan 100.000 conductores adicionales en el Reino Unido y criticó que los nuevos visados sean válidos solo durante tres meses, hasta las Navidades.

El director de Estrategia y Asuntos Públicos de la patronal, Rod McKenzie, puso en duda en una entrevista con la agencia local PA que transportistas europeos estén interesados en puestos de tan corta duración.

"Doce semanas es un periodo increíblemente corto si estás trabajando en Polonia o en cualquier otro lugar de Europa. Si tienen suerte, verán el anuncio mañana, entonces tendrán que enviar una solicitud y encontrar un sitio donde vivir en el Reino Unido", sostuvo McKenzie.

"Asumiendo que lograrán un visado, deberán también avisar con antelación a la empresa en la que estén trabajando ahora. Así que es fácil ver cómo el periodo de doce semanas se convierte rápidamente en diez semanas, en ocho semanas, y rápidamente surge (la pregunta) '¿Vale la pena?'", describió.

El director de la agencia de empleo para transportistas HGV Recruitment Centre, Marc Fels, indicó por su parte a la BBC que las medidas del Gobierno son pocas y llegan "demasiado tarde".

"Cualquier conductor adicional que se incorpore al sector en este momento va a ser un beneficio. Pero creo que es demasiado poco, porque 5.000 (conductores) no van a cambiar mucho la falta de entre 90.000 y 100.000", declaró.

Para Fels, las soluciones "llegan demasiado tarde, porque hemos sido conscientes de que estos problemas llegaban desde abril de este año".

El ministro de Transporte argumentó que la escasez de transportistas no es un problema exclusivo del Reino Unido.

"En Polonia, por ejemplo, faltan 123.000 conductores", adujo Shapps, que recalcó que "no hay una única solución sencilla para esto".

El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, sugirió que parte del problema se debe al Brexit: "Era conocido que cuando salimos de la Unión Europea habría necesidad de un plan de contingencia para lidiar con esta situación", dijo a la BBC y consideró que "el Gobierno no tiene ningún plan".