EFEMadrid

España levantará la cuarentena para los turistas extranjeros el próximo 1 de julio, con lo que pone fecha a su reapertura al turismo internacional anunciada el pasado fin de semana, un primer paso que ahora hace falta completar con un protocolo de viajes común para Europa o acuerdos bilaterales con otros países.

El Gobierno ha anunciado este lunes la fecha del levantamiento de la cuarentena para turistas extranjeros, algo que el sector daba por descontado tras las declaraciones que hizo el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en su comparecencia del sábado pasado sobre la reapertura de España al turismo extranjero en julio.

Según la Alianza para la excelencia turística, Exceltur, es una "muy buena noticia" que España haya abierto la puerta al turismo, pero ahora "hay que correr como fieras" para tener un protocolo general para toda la Unión Europea, lo que sería lo ideal, y, si no, habrá que negociar en paralelo acuerdos bilaterales con otros países miembros.

Los anuncios de que el turismo levanta la persiana y de que lo hará a partir del 1 de julio han sido "tremendamente prometedores" y han disparado la cotización de las empresas turísticas en las bolsas y las reservas hoteleras en España.

El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, ha explicado a Efe que al día siguiente que se declaró la cuarentena, las grandes hoteleras españolas acusaron cancelaciones de reservas de dos y tres dígitos, mientras que hoy están subiendo "estratosféricamente", en triples y cuádruples dígitos, lo que muestra "la sensibilidad de lo que es un anuncio acertado o una medida comunicada con mucho desacierto".

La declaración de la cuarentena desanimó a los turoperadores europeos que ya se estaban planteando organizar la logística para los viajes a España; disuadió a los potenciales turistas e hizo que algún país como Francia se sintiera agravado por la medida unilateral y decidiera aplicar "la misma medicina".

Aunque los últimos anuncios han sido muy positivos y la persiana se abre el 1 de julio, "ahora hace falta saber cómo podemos entrar en la tienda" y, para ello, se necesita saber "quién podrá venir, de qué países, en qué condiciones y a dónde en España".

El Gobierno está tratando de procurar un acuerdo general en Europa que rija este verano para todos los viajes y ciudadanos comunitarios, pero, a juicio de Zoreda, con lo despacio que van las cosas en la UE, pretender que los 27 países miembros se pongan en un mes todos de acuerdo, es "imposible".

Por ello, España tiene que tratar de negociar "urgentemente" acuerdos bilaterales con el Reino Unido, Francia, Alemania o Suiza, lo que abre "un segundo problema: ¿cuáles son los puntos de origen seguros en esos países, quién lo dice o bajo qué criterios, y cuáles son los destinos seguros en España?".

El turista necesita saber: "¿cómo va a llegar, cómo le van a dejar pasar por la puerta y qué le van a pedir tanto en el país de origen como en el de destino porque?", ha agregado.

En la misma línea, el presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (Ceav), Carlos Garrido, ha indicado a Efe que se trata de una "muy buena noticia", pero es "sólo un primer paso de una larga travesía" y habrá que coordinarlo con los pasillos sanitarios que se están haciendo con determinados países y con la reapertura del cielo aéreo europeo.

Para las agencias de viajes, "desgraciadamente, la recuperación tardará", hasta que los turistas españoles puedan salir al extranjero, se restablezcan los viajes de negocios y el turismo MICE (reuniones, incentivos, convenciones y eventos).

El conocer la fecha permite empezar a hacer la contratación, pero lo que necesitan las agencias ahora es montar los paquetes y hacer la distribución y, para eso, deben saber si por ejemplo los alemanes o los británicos pueden venir a España y viceversa porque, si no, "no tiene sentido".