EFEMadrid

El Ibex 35, el principal índice de la Bolsa española, ha bajado hoy un 1,72 %, lastrado por el temor de los inversores a una subida sostenida de la inflación, con lo que rompe una racha de cuatro sesiones al alza y pierde el nivel de los 9.000 puntos.

El selectivo, que ha experimentado la mayor caída en tres semanas, se ha dejado 157,1 puntos y ha cerrado en 8.987,2. En lo que va de año, sube aún un 11,3 %.

El encarecimiento de las materias primas, que en algunos casos han marcado niveles récord, hace pensar a los inversores que el repunte de la inflación podría no ser temporal, lo que llevaría a los bancos centrales a empezar la retirada de los estímulos monetarios.

En este contexto, los mercados estarán muy pendientes mañana del dato de inflación de abril en Estados Unidos (EE.UU.).

Los mayores descensos del Ibex han correspondido a Fluidra (del 7,74 %), cuyo principal accionista ha reducido su participación; y a IAG (del 7,2 %), que ha anunciado una emisión de bonos. Destacan también las caídas de Meliá (del 4,15 %), Acciona (del 3,39 %) e Indra (del 3,1 %).

Sólo tres valores, los tres del sector farmacéutico, han cerrado la sesión en verde dentro del selectivo. Almirall ha subido un 3,65 %; PharmaMar, un 1,48 %; y Grifols, un 1,15%.

Según Sergio Ávila, analista de IG, "los crecientes precios de las materias primas, que han llevado el coste del cobre, del mineral de hierro y de la madera a niveles récord, son el último indicador de que la inflación puede no ser tan transitoria". Además, añade Ávila, los precios de fábrica en China "suben al ritmo más rápido en más de tres años".

El analista de IG explica que este miedo a la inflación ha provocado "una gran rotación" desde las compañías tecnológicas hacia otros sectores. No obstante, el peso que las grandes tecnológicas tienen en los principales índices bursátiles hace que todo el mercado "se vea arrastrado a las ventas", señala.

En el mercado de deuda, las rentabilidades repuntan con fuerzas tanto en Europa como en EE.UU. El interés del bono español a diez años, el de referencia, sube hasta el 0,516 %, el nivel más alto desde junio de 2020.

La rentabilidad del bono estadounidense, el que más preocupa a los inversores, se eleva hasta el 1,618 %.