EFEMadrid

La economía española creció en el segundo trimestre un 1,1 %, casi dos puntos menos de lo inicialmente avanzado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), una rebaja que podría poner en riesgo las previsiones para el conjunto del año.

Pese a esta importante rebaja, el Gobierno mantiene su previsión, confirmada esta misma semana, de que el PIB crezca este año un 6,5 % dado que, según ha apuntado a Efe el secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés, la economía va "de menos a más" y "durante el tercer trimestre esta recuperación se va a acelerar".

Tampoco revisará su previsión el Banco de España -que esta semana la elevó al 6,3 % precisamente por el extraordinario dato del avance del segundo trimestre-, aunque sí tendrá en cuenta la nueva cifra en sus próximas proyecciones, que presentará en diciembre.

En cambio, el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Doménech, ha advertido de que los datos de esta revisión "retrasan significativamente la recuperación" y suponen un sesgo a la baja de sus previsiones.

Para la economista senior de Funcas María Jesús Fernández, la revisión "va a modificar profundamente el resultado esperado para el conjunto del año", con una "reducción significativa" de la previsión, ya que incluso aunque se produzca un rebote en el tercer trimestre, la economía enfrenta factores negativos como la mayor inflación o el retraso de la ejecución los fondos europeos.

La vicesecretaria Sectorial del PP, Elvira Rodríguez, ha ido más lejos al asegurar que la revisión del INE "deja en el aire el cuadro macroeconómico" del Gobierno y revela que "España está estancada", mientras que desde Cs Edmundo Bal ha afeado que "es muy fácil hacer previsiones optimistas" que "no se ajustan a la realidad".

EL CONSUMO CRECE MENOS Y CAE MÁS LA INVERSIÓN

La Contabilidad Nacional Trimestral publicada este jueves por el INE sitúa el crecimiento económico del segundo trimestre en el 1,1 % con respecto al primero -en el que el PIB se contrajo un 0,6 %, un dato también revisado-, lo que supone que el avance fue 1,7 puntos más moderado de lo avanzado en julio (2,8 %).

Detrás de este desvío está un peor comportamiento de casi todos los componentes del PIB: los hogares gastaron menos de lo estimado, las empresas invirtieron menos, los servicios se recuperaron con menor intensidad y la industria, en lugar de crecer, se contrajo.

El INE explica que las modificaciones son resultado tanto de una revisión de las series desde el primer trimestre de 2018 como de la incorporación de estadísticas empresariales que han alterado el cálculo del consumo y la actividad de los servicios, especialmente difícil por la incertidumbre de la pandemia.

De hecho, se revisan los datos de todos los trimestres de la pandemia: la contracción del segundo trimestre de 2020 fue del 17,7 %, una décima más suave; el crecimiento del tercero, del 16,8 %, tres décimas inferior; el cuatro trimestre creció un 0,2 % en lugar de estancarse y el PIB se contrajo un 0,6 % en el primer trimestre de 2021, dos décimas más de lo estimado.

La revisión también afecta al empleo, que en el segundo trimestre aumentó un 4 % en términos de horas trabajadas -cuatro décimas menos de lo adelantado-, mientras que permaneció estancado en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

Según el INE, todo el crecimiento vino de la demanda nacional, que aportó 2,1 puntos mientras que la demanda externa restó uno.

Tal y como se esperaba, el impulso procedió del consumo de los hogares -creció un 4,7 %, mucho menos de lo estimado (6,6 %)-, mientras que se redujo la inversión -un 3,1 %, mucho más de lo avanzado (1,5 %), lastrada por una caída del 4,3 % de la inversión empresarial y del 1,5 % en construcción-.

Desde el lado de la oferta, la recuperación de los servicios fue mucho menos intensa de lo avanzado -creció un 1,4 %, dos puntos menos- ante la peor evolución de las actividades más afectadas por la pandemia: el comercio cayó un 0,4 % cuando se esperaba que creciera un 5,5 % y las actividades artísticas subieron un 11,2 %, muy lejos del 20,4 % avanzado.

Por lo que respecta al resto de sectores, la actividad de la agricultura bajó un 0,8 %; la de la industria, un 1 %, y la de la construcción, un 2,5 %.

En términos interanuales, la economía española experimentó el primer crecimiento desde el inicio de la pandemia con un avance del 17,5 %, 2,3 puntos menos de lo estimado.