EFEMadrid

La inflación se situó a cierre de enero en el 6,1 % respecto al mismo mes del año anterior, una décima por encima del dato avanzado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace dos semanas.

Según las cifras publicadas este martes, el Índice de Precios al Consumo (IPC) de enero se moderó y acabó cuatro décimas por debajo de la tasa registrada en diciembre (6,5 %), la más alta en los últimos 30 años.

El INE apunta a que esa moderación respecto a diciembre se sustenta sobre todo en que el aumento de los precios de la electricidad fue menos pronunciado, mientras que del lado contrario destaca la contribución al alza de la ropa y el calzado, categoría en la que los precios bajaron sensiblemente menos que en el ejercicio anterior pese a coincidir con el período de rebajas.

De los doce grupos que componen el índice, la vivienda -que incluye electricidad- registró la mayor subida de precios con un repunte del 18 %; seguida por transportes -que recoge los combustibles- con un alza del 11,3 %; alimentos y bebidas no alcohólicas, con un aumento del 4,8 %; y vestido y calzado, con un incremento del 3,7 %.

La única categoría en la que bajaron los precios respecto a enero de 2021 fue comunicaciones, con un descenso del 0,6 %.

Por subclases, la mayor subida la protagonizó la electricidad (46,4 %), por delante de combustibles líquidos (44,6 %), otros aceites combustibles (37,9 %), hidrocarburos licuados como el butano o el propano (33,5 %), el aceite de oliva (30,1 %), el gasóleo (25,7 %) y la gasolina (23,1 %).

El IPC interanual no bajaba respecto a la cifra del mes anterior desde febrero de 2021, de acuerdo con la serie histórica: la tasa pasó del 0,5 % de enero de 2021 al 0 % en febrero, para después colocarse en el 1,3 % en marzo, el 2,2 % en abril, el 2,7 % en mayo y junio; el 2,9 % en julio, el 3,3 % en agosto, el 4 % en septiembre, el 5,4 % en octubre, el 5,5 % en noviembre, y el 6,5 % en diciembre.

LA SUBYACENTE TAMBIÉN REPUNTA

Por comunidades autónomas, la tasa anual del IPC disminuyó en enero respecto a diciembre en todas las comunidades autónomas, excepto en Galicia, donde se incrementó en una décima y acabó el mes en el 6,8 %, la cifra más alta de toda España.

Por su parte, la inflación subyacente -que no incluye la energía y los alimentos frescos- creció tres décimas respecto a diciembre, hasta el 2,4 %.

Este indicador encadenó así siete meses consecutivos al alza y marcó en enero un nuevo récord desde octubre de 2012.

En tasa mensual, el IPC del primer mes del año se situó en el -0,4 %; no se registraban tasas negativas desde julio.

El INE también revisó al alza en una décima el índice de precios de consumo armonizado (el IPCA, que permite hacer comparaciones con otros países europeos) respecto al dato adelantado hace quince días, hasta el 6,2 %, aun así cuatro décimas inferior a la cifra de diciembre.

PATRONAL Y SINDICATOS DIFIEREN

El dato de inflación ha causado división entre patronal y sindicatos: mientras que la CEOE detecta señales de una "desaceleración" que espera que se acentúe a lo largo de 2022, UGT y CCOO han incidido en que el nivel de los precios sigue siendo muy alto y reclaman subidas salariales para no perder poder adquisitivo.

La patronal espera que la inflación se atenúe a lo largo del actual ejercicio ante la expectativa de que los precios de la electricidad y la energía frenarán su escalada, y ha defendido que el IPC todavía sigue en niveles muy altos debido en parte al "efecto base", ya que los precios se comparan con los registrados en el mismo mes del año anterior, cuando las tasas fueron especialmente bajas.

Sus responsables han exhortado en este contexto a "evitar un escenario en el que los aumentos de los precios y salarios se retroalimenten entre sí, para no producir efectos de segunda ronda" que deriven en una espiral inflacionista.

Por su parte, Comisiones Obreras (CCOO) ha advertido de que el IPC de enero refleja cómo las empresas "están aumentando sus márgenes" de beneficio, mientras que los trabajadores pierden poder adquisitivo incluso pese a la reciente subida del salario mínimo, por lo que ha urgido abordar cuanto antes la negociación del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva.

Los responsables de UGT han instado también a subir salarios para impulsar la igualdad, la economía y el empleo, y ha apostado por pactar aumentos que superen la previsión de inflación media (del entorno del 3,5 % en 2022).