EFESan Fernando de Henares (Madrid)

El líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, que se sienta desde este miércoles en el banquillo por integrar presuntamente una trama de extorsiones junto con Ausbanc, ha asegurado que ha sido víctima de "una gran criminalización y lapidación" diseñada "por las cloacas del Estado".

En declaraciones a los medios de comunicación antes de entrar a la vista oral en la que se enfrenta a una petición fiscal de 25 años de prisión, Bernad ha señalado que este juicio "está contaminado desde el inicio".

"Confiamos en que la sección cuarta de la Audiencia Nacional actúe con total responsabilidad y total respeto a esta sección y mi total rechazo a cómo se ha efectuado esta instrucción diseñada, y lo digo alto y claro, por las cloacas del Estado, que tienen nombre y apellidos", ha aseverado.

Bernad se ha mostrado convencido de que se demostrará su inocencia y de que "esto ha sido elaborado por las cloacas del Estado", a las que ha responsabilizado de la "lapidación" sobre su persona y su sindicato Manos Limpias al someterle durante este tiempo a "una pena de telediario donde se cargaron la presunción de inocencia".

El acusado ha explicado que el juez instructor de la causa en la Audiencia Nacional Santiago Pedraz está denunciado por prevaricación continuada en la Sala Segunda del Tribunal Supremo, como lo está en un juzgado de Madrid el policía de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) que elaboró el informe.

Bernad también ha denunciado a Podemos y al resto de acusaciones que ha tachado de "espúreas" y que han permitido una acusación "de abuso de poder y sin estar legitimadas".