EFEMadrid

La industria global del lujo facturó el pasado año 435.000 millones de euros, lo que supone un incremento cercano al 4 % (el 3,8 %) con respecto a un año antes y se espera que en 2018 vuelva a crecer, el 4,8 %, gracias al consumo en mercados emergentes como China y a la digitalización.

Tras el crecimiento de 2017, las previsiones apuntan a un nuevo incremento para cierre del año de las ventas de las compañías dedicadas al lujo, que se verán impulsadas por la implementación de estrategias digitales, el crecimiento de los mercados emergentes y la importancia de los "millenials" como nuevos consumidores de este tipo de productos, según destaca un estudio elaborado por el centro de estudios de la consultora EY.

Los mayores crecimientos de la industria del lujo durante los próximos años vendrán de la mano de las firmas "premium" y de entrada al lujo. De hecho, este segmento, que cerró el año pasado con unos ingresos de 108.000 millones, registrará una tasa de crecimiento anual del 7,5 % para el periodo 2017-2021, según las previsiones de la firma.

En el caso de los productos de perfumería y cosmética, EY señala que las previsiones anticipan un crecimiento anual del 4,5 %, tras alcanzar el año pasado unos ingresos de 51.000 millones de euros.

Por países, Estados Unidos y Europa fueron los principales mercados de la industria. Así, el lujo, la perfumería y la cosmética generaron en 2017 unos ingresos de 109.000 millones de euros en Estados Unidos y las previsiones apuntan a un incremento hasta alcanzar los 127.000 millones en 2021.

En el caso de Europa este sector alcanzó el pasado año los 79.000 millones y se espera que crezca hasta 89.000 millones en 2021.

Pese a estos incrementos, EY señala que los chinos siguen siendo los principales consumidores de lujo del mundo, puesto que la industria de lujo, perfumería y cosmética generó en ese mercado unos ingresos de 24.000 millones en 2017, y el consumidor chino concentró con sus compras cerca del 30 % del mercado global de dicho sector.

Junto a este estudio, cabe destacar que a cierre de 2017 la industria mundial del diamante creció, por su parte, el 2 % con respecto al año anterior, de acuerdo con los datos de la consultora Brain & Company.

En línea con las tendencias positivas del mercado de lujo, la consultora explica que la venta de joyas de diamantes subió el año pasado alimentada por los fundamentos macroeconómicos en EEUU, el resurgir de la demanda de los "millennials" chinos, y el incremento de la categoría de las autocompras en China.

Esta sólida demanda trajo consigo un salto sin precedentes de casi un 20 % en el volumen de la producción de diamantes, de acuerdo con los datos que maneja Brain & Company.

Asimismo, se prevé que la demanda de joyas de diamantes continúe aumentando e incluso se acelere apoyada en la alta demanda de aquellos consumidores con más poder adquisitivo.