EFEBarcelona

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman, ha afirmado este jueves que el Mobile World Congress (MWC) de este 2021 contará con unos 30.000 asistentes y ha augurado que la feria tardará "un par de años" en recuperar el volumen de empresas expositoras y congresistas de 2019, antes de la pandemia.

En una entrevista concedida a Efe, Hoffman ha dicho que habrá que "retomar el impulso" y desea que en 2022 el congreso pueda "acercarse" a las cifras de 2019, antes de la pandemia.

Sin embargo, ha estimado que "llevará un par de años" recobrar el ritmo pre-COVID, algo que calcula basándose en el golpe que supuso la crisis financiera de 2008, que frenó el crecimiento de la feria durante dos años.

"Deseo que vuelva a ser tan grande como antes, pero las empresas tienen que analizar, ya sabes, si no participaron durante dos años... ¿Todavía tiene sentido que vengan? De forma que tendremos que retomar el impulso", ha indicado el consejero delegado de la patronal que organiza el evento.

Hoffman ha asegurado que en la edición de este año, que tendrá lugar entre el lunes 28 y el jueves 1 de julio, participarán algo más de mil compañías expositoras, unas 700 de forma presencial y otras 300 solo en formato virtual.

Empresas como Vodafone, Deutsche Telekom, Ericsson, Qualcomm, Lenovo, Samsung, Sony, Nokia y Xiaomi ya anunciaron que no irán físicamente al evento.

Asimismo, ya hay unas 25.000 personas registradas para asistir al evento, así que Hoffman estima que serán entre 30.000 y 35.000 quienes finalmente acudirán a la Fira de Gran Via, unas cifras que se sitúan lejos de las más de 100.000 personas que solían visitar el congreso en otras ocasiones.

La asistencia final dependerá en buena medida de la "participación local", que se acercará en este congreso al 50 % del total -incluyendo a gente de todo el sur de Europa-, según ha explicado Hoffman.

La pandemia ha reducido también la presencia de expositores internacionales: si normalmente solían registrase personas de hasta 198 países, en esta ocasión se llegará a un centenar de nacionalidades.

GSMA ha querido, a modo de remedio, potenciar la participación de profesionales locales con entradas a partir de 21 euros, una fórmula que no ha funcionado como se había previsto: "Hemos visto una buena respuesta, pero no del tipo de decenas de miles que esperábamos", ha reconocido Hoffman.

En la presentación del MWC, el pasado 20 de mayo, calculó que hasta 30.000 personas podrían acogerse a esta oferta y anunció que diez euros de cada una de estas entradas se destinarían a la recuperación post-COVID de Barcelona, en concreto a la campaña de vacunación que tiene lugar en la Fira.

El consejero delegado de GSMA también ha evitado predecir qué impacto tendrá el MWC de este 2021 en la economía catalana, algo de lo que informará una vez haya terminado el congreso.

Hoffman ha garantizado que el MWC contará con un "extenso y muy profesional programa de testeo (de COVID) para todos los que vengan", unas pruebas que tendrán una validez de 72 horas, lo que resultará en "una atmósfera muy segura" para llevar a cabo todas las actividades de la feria.

"Estamos muy seguros, al igual que lo están las autoridades sanitarias, de que nuestro plan es más que sólido para garantizar que todos los participantes pueden estar seguros en el lugar", ha afirmado.