EFETokio

El principal índice de la Bolsa de Tokio, el Nikkei, subió un 0,45 % en la sesión de este lunes, gracias al optimismo por la anunciada reapertura de algunos comercios en la ciudad china de Shanghái, que está bajo un estricto confinamiento.

El Nikkei, que agrupa a los 225 títulos más representativos del mercado, avanzó hoy 119,40 puntos, hasta 26.547,05 enteros.

En cambio, el selectivo más amplio Topix, que incluye a las firmas de la sección principal, las de mayor capitalización, bajó un 0,05 % o 0,94 puntos, hasta situarse en 1.863,26 unidades.

El parqué tokiota abrió al alza y llegó a sumar hasta un 1,55 % en la primera hora de negociación, antes de recortar pérdidas progresivamente, animado por las ganancias en Wall Street y la prevista reapertura gradual de comercios en Shanghái tras semanas cerrados por la situación epidémica.

Las ganancias fueron no obstante limitadas, dado que algunos inversores aprovecharon para recoger beneficios después de que el Nikkei escalara un 2,64 % en la sesión previa por los buenos resultados corporativos, y de que otros se mostraran escépticos por la incertidumbre todavía imperante en torno a Shanghái.

El sector del almacenamiento y el de los servicios de transporte portuario cosecharon las principales ganancias del día, mientras que el del hierro y el acero y el de los metales no ferrosos registraron las mayores pérdidas.

El grupo de telecomunicaciones e inversión Softbank anotó el mayor volumen de operaciones de la jornada y subió un 1,38 %.

El fabricante de equipos de análisis para semiconductores Lasertec se revalorizó un 2,96 % y el grupo textil Fast Retailing, propietario de la cadena de tiendas de ropa Uniqlo, sumó un 1,78 %.

La multinacional tecnológica Sony avanzó un 0,72 %.

En el lado opuesto, el fabricante automovilístico Toyota bajó un 0,26 % y la empresa de videojuegos Nintendo, un 1,58 %.

En la sección principal, 634 empresas subieron hoy frente a 1.172 que bajaron, mientras que 31 cerraron sin cambios.

El volumen de negociación ascendió a 3,17 billones de yenes (unos 23.670 millones de euros).